Escapes de una ciudad

Escapes de una ciudad

Tres opciones para la salida de 22 mil familias en Caucel

1 / 6


A la izquierda de estas líneas, el puente de Anikabil, sobre el Anillo Periférico, que representó la segunda etapa del proyecto integral de solución vial en Ciudad Caucel. La obra se realizó en 2013, mediante una inversión de $42 millones
Sobre estas líneas, Javier Osante Solís, director del Instituto de Infraestructura Carretera de Yucatán (Incay), analiza un plano de las obras en el Arco Norte con otros funcionarios de la dependencia, en el mismo sitio de los trabajos. Debajo, un letrero sobre la nueva avenida, que conduce de Ciudad Caucel al entronque del camino que lleva a Dzityá y al Anillo Periférico Norte, a la altura del puente ubicado frente a una de las entradas del fraccionamiento Francisco de Montejo
Otra vista del puente Anikabil, llamado así porque la carretera que conduce a él atraviesa por la ex hacienda que lleva ese nombre. Los guiadores que salen de Ciudad Caucel tienen la opción de entrar a Mérida por los fraccionamientos Nora Quintana y Juan Pablo II
Las colas para llegar al Periférico desde Ciudad Caucel se han reducido en las horas "pico". A la izquierda, una vista de la avenida que comunica con Mérida, que fue ampliada


Ciudad Caucel es un complejo habitacional que a la fecha, según cálculos oficiales, alberga a más de 80,000 vecinos, una cantidad similar a la población de Kanasín y el doble de la que habita en la cabecera de Progreso.

Esa explosión demográfica, con el consiguiente aumento de vehículos, causó problemas de tránsito en la avenida que une a Mérida y la comisaría de Caucel, que hasta 2012 era la única vía de enlace entre ambos puntos.

En las horas “pico”, sobre todo en las mañanas, eran comunes las largas colas de automóviles con dirección a Mérida. El desplazamiento, a vuelta de rueda, podía durar más de una hora en una distancia relativamente corta, de poco más de un kilómetro.

“La espera en las colas de la avenida a Caucel era de una hora y quince minutos, aproximadamente, y hoy es de 15 a 20 minutos”, afirma Javier Osante Solís, director del Instituto de Infraestructura Carretera de Yucatán (Incay), al recordar las obras viales que se han realizado en esa zona como parte de un proyecto integral.

En la etapa más reciente, la tercera, hace dos semanas se puso en marcha el Arco Norte, una avenida que comunica con el Anillo Periférico, a la altura de la entrada a la comisaría de Dzityá.

En total, el proyecto ha requerido una inversión cercana a los $100 millones. Las tres etapas constan de cinco obras.

Osante Solís recuerda que al inicio del gobierno de Rolando Zapata Bello los vecinos de esa zona del Poniente y las cámaras Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi) y Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) solicitaron al jefe del Ejecutivo mejoras viales para aliviar los problemas de tránsito a que se enfrentaban más de 22,000 familias que ya habitaban en Ciudad Caucel.

En enero de 2013 se presentó el proyecto integral de solución vial. La primera etapa fue la ampliación de la avenida que enlaza a Mérida con Caucel -pasó de dos a tres carriles en cada cuerpo- y la construcción de dos “pares viales” -Norte y Sur- para facilitar la circulación de vehículos que se dirigían de Mérida a Caucel y viceversa.

“En esa primera etapa, que hicimos en cuatro meses y entregamos a mediados del año pasado, se invirtieron 17 millones de pesos”, dice Javier Osante.

El director del Incay añade que la segunda fase, con inversión de $42 millones, consistió en la construcción del puente Anikabil, con una serie de trabajos complementarios. Se convirtió así en la segunda opción de entrada y salida de Ciudad Caucel, con facilidades para desplazarse después a la avenida Jacinto Canek, al “par vial” Sur y a la avenida Mérida 2000, mejor conocida como Avenida 128.

“La tercera etapa, que entregamos hace unos días, fue el Arco Norte”, indica el ingeniero Osante. “Esta obra permite que los habitantes de Ciudad Caucel que quieran incorporarse a la parte norte de Mérida, ya sea por motivo laboral o escolar, utilicen esta avenida que los sacará directamente a Ditzyá o al Periférico, por el puente de Francisco de Montejo”.

A una pregunta, el funcionario señala que con estos trabajos ya se puede hablar de una solución inmediata a los problemas viales de ese sector, aunque no se puede perder de vista que Ciudad Caucel sigue creciendo.

Una de las zonas donde más avanza, continúa, es por el lado de la nueva carretera a Tetiz y por eso se están elaborando estudios para hacer frente a problemas futuros. Una obra factible es otro puente, considerando la posibilidad de que se construyan más casas del otro lado de la carretera.

Al subrayar la importancia del proyecto integral, con las tres etapas ya entregadas, advierte que se deben tomar en cuenta dos aspectos:

“El primero es el aforo vehicular del Periférico de Mérida, de 50,000 vehículos al día, y el segundo es el aforo de la avenida a Caucel, que antes de hacerse las tres etapas del proyecto era de más de 20,000 usuarios diarios. Lo que buscamos es que este aforo se reparta en las tres opciones de entrada y salida que ya tenemos ahora”.

Martín Moguel Espínola, director de Construcción del Incay, enfatiza que el Arco Norte significa la tercera salida para más de 20,000 vehículos que parten de Ciudad Caucel todos los días.

“La diseñamos pensando en que sea cómoda y dure varios años”, abunda. “Consta de un derecho de vía de 80 metros, dos cuerpos de 10.50 metros cada uno, con una carpeta de concreto asfáltico de cinco centímetros de espesor, una base hidráulica de 15 centímetros y una estructura que soporte la carga vehicular futura. “Aquí podrá pasar transporte pesado, autobuses… en fin, todo tipo de vehículos”.

El ingeniero Moguel también recuerda que en la avenida Mérida-Caucel había ciclopistas en los costados, que estaban deterioradas y se fueron perdiendo con el paso del tiempo.

“Cuando ampliamos la avenida se recuperaron esas ciclopistas, es decir, las limpiamos, les quitamos la maleza y las dejamos en condiciones…”, agrega. “Algunas zonas, con el desarrollo, han sida invadidas con ciertas entradas a negocios, pero hemos tratado de mantener esa infraestructura”.

Felipe Zapata Cocom, residente de obra del Incay, considera que con las tres etapas del proyecto se ha logrado desahogar el tránsito de la avenida de Mérida a Caucel.

En el Arco Norte, explica, sólo se está utilizando parcialmente la avenida porque mucha gente no la conoce aún y por eso se le está promocionando.

Este Arco, de acuerdo con el residente de obra, tiene una vida útil de diez años con mínimo mantenimiento. Después será necesaria una atención mayor, para recuperar su utilidad y eficacia.

Por ahora, añade, faltan algunos señalamientos que pronto serán colocados.- ÁNGEL NOH ESTRADA

Más información relacionada en: http://yucatan.com.mx/temas/exclusivas-central-9/ciudad-caucel-en-busca-de-salidas




Volver arriba