De papaya a parodia

Recuerdos sobre un ex gobernador y otros políticos

La botana no es el único factor de atracción de una cantina: el trato del cantinero tiene mucho peso. En la imagen, Sergio Grosjean, autor de un libro sobre anécdotas de taberna, y Marco Antonio Martínez "Palanca"

En 1985, tiempos del interinato de Víctor Cervera Pacheco, llegó a Mérida el conductor Raúl Velasco, mandamás del programa televisivo “Siempre en domingo”, para grabar escenas de promoción de la capital yucateca, que se transmitirían en la serie “México, magia y encuentro”.

Al final de las grabaciones, el gobierno del Estado ofreció al equipo de Televisa una comida en la hacienda San Marcos Nocó, que estuvo a cargo del bar “La Prosperidad”.

Al final de la comida se sirvió dulce de papaya. Con buen sabor de boca, Raúl Velasco preguntó al mesero más cercano el nombre del postre. El aludido no supo responder, se retiró y se dirigió a la cocina.

Ya en la cocina, más de uno se paralizó al ver entrar al gobernador Cervera Pacheco, quien llamó al mesero y, en tono de disgusto, le dijo: “A ver chavo, ¿eres europeo? ¿Naciste en Italia, en Alemania, en Francia? ¿De dónde eres?”.

Apenado, el joven respondió que era oriundo de Hunucmá.

“¿Y no conoces el dulce de papaya?”, le recriminó el jefe del Ejecutivo, para dirigirse enseguida en voz alta a todos los presentes: “¡Le preguntó Raúl Velasco cómo se llamaba el postre y le dijo que no sabía! ¡Qué pasó!”.

El avergonzado empleado fue dejado en la cocina para lavar platos.

Horas después, cuando ya los visitantes se habían retirado, el gobernador regresó a la cocina y, de nuevo ante la sorpresa de los trabajadores, llamó al mesero y, con voz más tranquila que para muchos sonó a disculpa, le dijo: “Mira chavo, ¡no nos dejes mal! ¡Siéntete orgulloso de ser yucateco! ¡Ponte abusado!”.

A continuación le dio una fuerte palmada en la espalda y, de nuevo dirigiéndose a todos, exclamó: “¡Todo estuvo muy rico..! ¡Les felicito!”.

Y por supuesto, al joven hunucmense jamás se le olvidó qué es el dulce de papaya.

Esta anécdota es narrada por el antropólogo e investigador Sergio Grosjean Abimerhi en su libro sobre historias de cantina y fue corroborada por reporteros de este periódico con uno de los testigos.

Cervera Pacheco no fue visitante de los bares, pero sí protagonizó hechos relacionados con esos establecimientos, sobre todo porque muchas veces recurrió a los servicios de “La Prosperidad” como gobernador y como secretario de la Reforma Agraria, esto último durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari.

En nuestras dos entregas anteriores detallamos otras historias en las que fue eje el ex mandatario yucateco.

Entre los que sí fueron asiduos visitantes de las tabernas figura el ex diputado panista Jorge Isaac Sabido Castillo. Lo mismo se le veía en “La Verbena”, en la calle 65-A con 80, que en “La playa” (entonces sobre la avenida Itzaes con calle 65).

No todos los días de copa tuvieron un final feliz para el ex legislador. En la madrugada del 29 de agosto de 2002, bajo los influjos del alcohol, conducía la camioneta Nissan pick up placas YN-06545, que chocó con un poste de concreto de la CFE en el cruzamiento de la calle 96 y Circuito Colonias de la colonia Sambulá. Un apagón fue la consecuencia del accidente.

La Secretaría de Protección y Vialidad citó en un reporte, que publicó el Diario, que Sabido Castillo fue trasladado al Hospital O’Horán con excoriaciones y heridas cortantes en el rostro.

Las parodias de Cholo

El fallecido actor Héctor Herrera “Cholo” no sólo tuvo atinadas puestas en escena con contenido político. En 2000 incursionó en la administración de “El mesón de Palanca” en sociedad con Marco Antonio Martínez Encalada. Ya no eran los tiempos de auge de ese negocio, pero su nombre era para muchos sinónimo de entretenimiento.

Ese año marcó la llegada del Partido Acción Nacional (PAN) a la Presidencia de la República, con Vicente Fox, y “Cholo” estrenó la obra “Panucho Power”, que fue un éxito rotundo. Desde luego, la clase política no podía dejar de ser espectadora.

Tiempo después, el comediante deshizo la sociedad con Martínez Encalada y “El mesón de Palanca” sólo siguió vigente unas semanas más.

Años más tarde, “Cholo” incursionó sin éxito en la política como candidato del PRD a la gubernatura. (Continuará).- ÁNGEL NOH ESTRADA

[email protected]

@angelovaliant

De un vistazo

Los líderes obreros

El Guerrero Negro, bar ubicado en la calle 46 entre 71 y 73, es conocido también por sus parroquianos de la clase política. Uno de ellos es Mario Tránsito Chan Chan, secretario general de la Federación de Trabajadores de Yucatán.

La Negrita

Hace algunos ayeres, en una de sus administraciones que han pasado a la historia, La Negrita se distinguió por el trato de su propietario, conocido como el “Chino” Escalante, a sus clientes. Visitado por muchos políticos, ante las peticiones de botana variada y más frecuente, el “Chino” respondía: “Si esto no es restaurante”. De cualquier forma, su negocio siempre fue de los más concurridos.

Más de la lista

Otros bares favoritos de los políticos yucatecos han sido Leoncitos, Foreign Club, La Carreta Cubana, La Letra, La Casita de Paja, etcétera.




Volver arriba