Nitrógeno, una buena opción para tus llantas

El uso del nitrógeno para inflar las llantas de los automóviles se ha incrementado, pero esa opción no es nueva. Segú n los expertos, el uso de este gas trae a las ruedas más beneficios que el aire convencional.

Ventajas:

-Mantienen más estable la presión de las llantas pues resiste mejor a los cambios de temperatura por la fricción con el pavimento y la estructura misma de la llanta.

Con la presión de las llantas estables, la dirección y trayectoria del vehículo también se mantiene estable.

Desde el punto de vista de su composición, sus moléculas son más grandes y migra cuatro veces más lento que el oxígeno, lo que hace que no se escape al ambiente y haga perder presión.

Al optar por la utilización del nitrógeno se elimina la necesidad de calibración de la presión cada ocho o diez días (como debería hacerse con el inflado tradicional).

Desventajas:
-El costo supera por mucho la calibración o llenado al aire tradicional.

Es importante tener una revisión preiódica no sólo del aire, sino también del estado de los neumáticos independientemente si salimos a carretera o no. Prevenir siempre es mejor que lamentar.

Etiquetas: