La estampilla se moderniza

Incluye un vídeo personalizado con un breve mensaje

La videoestampilla, a prueba

LONDRES.- El Servicio Postal de Australia (Australia Post) introdujo una tecnología para que el timbre común y corriente lleve también un vídeo personalizado.

La estampilla, que es probada en esta temporada navideña, permite al usuario enviar un mensaje de 15 segundos pegado a un paquete o carta. Como suele suceder con tecnología nueva, el costo que está pagando la estampilla tradicional por volverse contemporánea es perder su carácter clásico -y su valor coleccionable- a manos de un frío y cuadrado código computarizado.

A cambio, transporta una carga con mayor potencial sentimental: la imagen y la voz del ser querido.

El director ejecutivo del Servicio de Paquetes Postales, Richard Umbers, citado por la BBC, explica que la estampilla con vídeo es una de las maneras en que están ayudando a las personas a mantenerse conectadas durante las fiestas en un territorio tan extenso como Australia. “La Navidad es una época del año en que las personas quieren estar con sus seres queridos, pero cada vez más los amigos y las familias están esparcidas por el país y el mundo”, manifiesta.

“Este año estamos haciendo más para eliminar la tiranía de la distancia. La video-estampilla permite enviar un pedacito de cada persona con su regalo en esta Navidad”, añade Umbers.

El servicio es gratuito y sencillo de utilizar, pero su acceso es a través de un teléfono inteligente.

Para utilizarlo, el remitente escanea la estampilla, la adhiere a su paquete y después graba su mensaje con la ayuda de su teléfono inteligente y una aplicación gratuita de la estampilla de vídeo de Australia Post en un plazo de 12 horas.

Si el remitente olvidó decir algo adicional o quiere regrabar el vídeo, lo puede hacer dentro de ese plazo de 12 horas, detalla el director.

Cuando el paquete llega a su destinatario, éste debe escanear la estampilla con su teléfono para reproducir el mensaje visual.

El sistema es considerado único en el mundo. El código había sido utilizado también por el correo de Croacia, pero sólo para hacer seguimiento a la entrega de paquetes.

Los mensajes personalizados se pueden ver hasta 90 días después de grabados vía teléfonos inteligentes y por internet, y también pueden ser compartidos por correo electrónico y las redes sociales. Cada mensaje tiene su propio código de respuesta rápida (QR, por sus siglas en inglés), así que no es necesario tener un teléfono inteligente para ver el vídeo.

El receptor del paquete puede utilizar un número de ocho cifras exclusivo a ese mensaje y buscarlo en el sitio de internet del Australia Post. Se supone que la videoestampilla sólo puede ser abierta por el remitente o el destinatario, sin embargo el Servicio Postal de Australia no puede garantizar por ahora que otras personas no puedan ver el mensaje.

El consejo que dan es: “Si no lo escribes en una tarjeta postal, no lo incluyas en la videoestampilla”.




Volver arriba