No eres tú, es el “Phubbing”

Una adicción de nuestros días

MÉXICO, D.F. (Notimex).- Tienes una reunión con amigos, familia, pareja o de trabajo, se trataría del mejor momento para convivir, pero el invitado preferido es el Phubbing y no se trata de un virus, pero se propaga como tal.

El “phubbing” consiste en el acto de menospreciar a quien nos acompaña al prestar más atención al móvil u otros aparatos electrónicos que a su persona. – Foto: Internet

Phubbing es el término acuñado en Estados Unidos para el acto de relegar a quien nos acompaña, al prestar más atención al teléfono celular u otros dispositivos móviles que a la persona.

El vocablo deriva del término formado a partir de las palabras inglesas phone y snub que significan teléfono y desairar o menospreciar.

Y es que, cada vez hay más usuarios en diferentes redes sociales y aplicaciones como WhatsApp, Facebook, Instagram o correos electrónicos.

Para el doctor en conducta y humanidades, Cuauhtémoc Borges Aguilar, ese tipo de comportamiento con los smartphones puede ser adictivo, al grado de compararlo con el consumo del cigarro.

El experto detalló en entrevista con Notimex que esa necesidad compulsiva por estar comunicado tan solo por medio de redes sociales, aplicaciones y demás, limita la comunicación y la interacción social, lo cual genera una despersonalización del individuo.

Agregó que la sociedad actual aísla a muchas personas y si a ello se le agrega el estrés cotidiano de las grandes urbes, da como consecuencia una búsqueda por pertenecer a uno o varios círculos aun cuando ellos sean virtuales.

Borges Aguilar afirma que al intentar superar una adicción a los dispositivos, se atraviesan las mismas fases por las que genera la nicotina y el síndrome de abstinencia, el miedo y el constante pensar en el dispositivo incluso podría genera dolor de cabeza, temblor, mareo y náuseas.

Es por ello que sugiere tratar el Phubbing lentamente: intentar dejar una vez por semana el celular en casa o no tocarlo por al menos de cuatro a seis horas, probando cómo se siente el cuerpo y la mente, para utilizar el dispositivo solo para lo necesario.

Por su parte, el neurólogo Guillermo Van Wielink, advierte que las consecuencias de pasar tanto tiempo frente a un dispositivo móvil pueden traer graves problemas físicos, no solo en la interrupción de la dinámica social.

Asimismo, detalla que sobre todo niños y adultos dejan de crecer en su inteligencia social, ya que después les es muy difícil entablar conversaciones frente a frente con otro individuo.

Wielink puntualiza que sobre todo niños y adolescentes tendrán problemas de déficit de atención o síndrome de hiper enfoque, ello a partir de que la interacción solo se desarrolle en mundos virtuales.

De ello, afirma que en México dos de cada 10 niños tienen un déficit de atención, el cual provoca un bajo desempeño escolar.

Además advierte que la luz que emiten los diferentes dispositivos, puede provocar dolores intensos en la cabeza (migraña) que pueden llegar a las convulsiones, además del dolor de espalda y muñecas al tener una posición anormal para el cuerpo, al momento de utilizarlos.

Abunda que la gente no está consciente de sus actos, ya que puede caminar por las calles mientras escribe y no advertir la proximidad de un automóvil o atropellar algún transeúnte al conducir y manipular el smartphone al mismo tiempo, entre otros accidentes.

Ante todas esas observaciones, el especialista médico sugiere limitar las horas de uso de los dispositivos móviles en niños, jóvenes y adultos, y poner más atención al mundo que nos rodea más allá del virtual que nos ofrecen.

Es así como el fenómeno del phubbing crece y avanza entre las masas, y tú, ¿estas contagiado? – Por Pamela Cruz

Etiquetas: