Boeing somete a pruebas teléfono antiespionaje para uso militar

LOS ÁNGELES, Estados Unidos (EFE).- La compañía Boeing sometió en España a pruebas de radiofrecuencia a su prototipo de teléfono inteligente de alta seguridad que está desarrollando para el uso exclusivo de agencias gubernamentales de EE.UU. dedicadas a la seguridad nacional y sus empresas asociadas, según conoció hoy Efe.

El dispositivo, conocido como Boeing Black, fue puesto en manos de la empresa AT4 Wireless (Málaga, España) para certificar que cumple con los estándares de tolerancia de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) referentes al impacto de la energía de radiofrecuencia en el cuerpo humano.

El aparato pasó todas las pruebas realizadas tal y como consta en un informe de la firma andaluza facilitado por Boeing a FCC y fechado el 13 de febrero.

En ese reporte se especificó que el teléfono es un “smartphone” compatible con redes LTE (4G), 3G y 2G, y que va equipado con puertos HDMI, USB, PDMI, que cuenta con las habituales conexiones inalámbricas Bluetooth y Wi-fi.

La compañía entregó esa documentación a FCC junto con una solicitud para que la comisión trate de forma confidencial la tecnología que incluye el dispositivo, desde las especificaciones de la antena, hasta los componentes, sus prestaciones fotográficas y el software de seguridad, entre otros.

“Boeing ha desarrollado su teléfono Black principalmente para la agencias gubernamentales y sus subcontratas con el fin de asegurar que las comunicaciones de datos y voz que realicen sus empleados se transmitan y almacenen en alta seguridad”, indicaron los abogados de Boeing en un correo electrónico emitido a FCC, disponible en su web.

Ese mismo documento asegura que el teléfono, cuya existencia se filtró el año pasado, se venderá de una forma que “información técnica y operativa del producto no será provista al público general”.

Una de las funciones que Boeing hizo público en su comunicación con la FCC es que el teléfono irá sellado con un mecanismo de autodestrucción.

“Cualquier intento de desmontar la carcasa del dispositivo activaría funciones que eliminarían los datos y el software contenido en el aparato y lo dejaría fuera de funcionamiento”, se asegura.

Boeing Black, con capacidad para usar dos tarjetas micro SIM, tiene una pantalla de 4,3 pulgadas, pesa 170 gramos, cuenta con un procesador de 1.2 GHz ARM Cortex A9 y funciona con sistema operativo Android.

Está preparado para ser conectado a sensores biométricos y de localización avanzada, recarga de batería por luz solar y receptores de señal de satélite, según publicó The Wall Street Journal.

La empresa estadounidense empleó 36 meses en investigar y desarrollar el prototipo y su arquitectura, que denominó “PureSecure”.

Además de las pruebas realizadas en España, Boeing encargó otras a la compañía británica TÜV SÜD.




Volver arriba