Redes para los sociales y redes para los antisociales

La red para los antisociales

Experiencias tecnológicas

Con el boom de las redes sociales, nos hemos engolosinado publicando todo lo que hacemos, en dónde lo hacemos, cómo lo hacemos y con quién lo hacemos.

Hacer “check-in” ya no es un término exclusivo de los hoteles, ahora nos registramos en cualquier lugar al que vamos, tenemos una necesidad de contarle al mundo en dónde estamos, de presumir las calorías que ingerimos y algunos más osados hasta cuando las “desingieren”.

No nos damos cuenta que a nadie le importa si estamos en el parque, si entramos al cine, si seguimos en casa o si ya estamos en nuestra hamaca pateando la pared.

Es la peor novia controladora, a la que informamos voluntariamente en dónde estamos. Nadie tiene que obligarnos, solitos ponemos toda nuestra información al alcance de todos.

Los más paranoicos intentarán persuadirnos, previniéndonos de la delincuencia cibernética especializada, que se aprovecha de la vulnerabilidad de los más incautos y de la gran inocencia de los inexpertos.

Pero dejando a un lado el escenario fatalista de ser secuestrado por los de la “camioneta blanca”, que se enteraron de dónde estábamos, porque hicimos “check-in” en la tortillería; estos mecanismos, en realidad nos permiten sociabilizar mucho más con nuestro círculo de amistades.

¿Pero qué pasaría si quisiéramos hacer lo contrario? No queremos que se enteren de dónde nos encontramos. La respuesta lógica es decir: “no hagas check-in a donde vayas”; pero cuando se trata de evadir a una persona, la ex novia neurótica, al jefe al que le dijimos que estábamos enfermos y no iríamos a trabajar, a la suegra metiche, al típico que te encuentras en todos lados y estás cansado de saludar con hipocresía, o a nuestro nutriólogo que cada que nos ve nos recuerda lo gordo que estamos, para eso existen aplicaciones “antisociales” como “Cloak” que vio la luz apenas en el mes de marzo y ha causado gran interés y expectación.

Haces un falso “check-in” y te informa sobre la cercanía de tus “amistades” de acuerdo a los datos de geolocalización que contengan sus últimas publicaciones (por el momento únicamente de Foursquare e Instagram, pero aseguran estar trabajando en la integración de Facebook y Twitter).

Además pueden configurarse de tal manera que emitan una alerta de proximidad para ciertos contactos indeseados y molestos.

Que viéndolo desde otra perspectiva, es la aplicación perfecta para un stalker consumado. ¿Ahora empiezas a sospechar por qué te encuentras “casualmente” siempre a esa persona que está detrás de tus huesitos?

No quiero dar ideas, ya que cada quién es responsable de su uso, pero puedes evitar a la gente incómoda o toparte “casualmente” a esa persona a la que quieres convencer (por la buena o por la mala) que eres el amor de su vida.- Mario M. Aranda González

—————————————–

*) Licenciado en Diseño

Gráfico y Publicitario

(LDGP) @ArandanoAcido




Volver arriba