Nueva manera de ligar

"Tinder" es una nueva aplicación que ofrece un amplio catálogo de personas que pueden estar interesadas en conocerte

A pesar de que no soy una persona mayor, por lo general prefiero las antiguas técnicas y los trucos de antaño para conquistar a una persona, como las flores y las salidas a cenar.

Sinceramente creo que no importa mucho si solamente se busca una cita o un compromiso formal, siempre he pensado que la mejor manera de saber si uno le gusta a alguien es abordándola y descubriéndolo poco a poco.

Todo el relajo emocional que nos lleva a tener taquicardia, sudoración, malestar estomacal y todas esas cosas hacen que conseguir una respuesta sea una gran experiencia, incluso cuando ésta es un rotundo “no”.

Diversos expertos en el tema indican que la sensación es muy parecida a la que causan los juegos mecánicos o alguna situación que te ponga en suspenso cuyo final no puedes imaginar.

En consecuencia, el resultado favorable sabe a una lucha ganada. Es un logro que te levanta y te lleva a la Gloria.

Sin embargo, actualmente nos encontramos en la era digital y ya contamos con una aplicación cuya premisa pretende facilitar toda la agonía del cortejo y sintetizar todo en un catálogo de candidatos en el celular.

Hablo de “Tinder”, una herramienta para los teléfonos cuyo principal fin es el descubrimiento social, basado en la geolocalización, entre usuarios mutuamente interesados. En términos simples, sirve para conocer a personas que están dentro de un rango cercano.

Para que funcione la aplicación, uno debe concederle acceso a su Facebook, lo cual, hasta cierto punto, le da algo de credibilidad. Por supuesto nunca faltan los que falsean su información para acceder a los contenidos de otros usuarios, pero por fortuna, son la minoría.

La interfaz de “Tinder” es sencilla y después de crear un perfil y ajustar las preferencias -como rango de edad, género y distancia- deseadas, empiezan a aparecer en la pantalla los posibles candidatos destinados a dos rutas muy distintas entre si: la de la aceptación o el rechazo.

Datos básicos

Para tomar la decisión se cuenta con datos básicos de los aspirantes, tales como fotografías, gustos y amigos en común y la distancia física.

Lo interesante ocurre cuando se da una reciprocidad y ambas personas manifiestan su gusto por la otra. Es ahí cuando se habilita una opción para empezar a chatear y, a partir de ese momento, cualquier cosa puede ocurrir y cuando digo cualquier cosa, es cualquier cosa.

Puede ser que “Tinder” y el resto de los medios para conocer personas digitalmente no sea tan intenso como hacerlo en vivo, pero nadie puede negar esa extraña emoción al recibir un mensaje de alguien a quien nunca se ha visto en persona.- Alejandro Sánchez Gómez @alexsanchini [email protected]




Volver arriba