Anonymous llama a sumarse a la campaña #PosMeSalto

MÉXICO (SUN).— Anonymous difundió una guía informativa, a través las redes sociales, en la cual se incluye un protocolo de seguridad y recomendaciones dirigidas a quienes pretendan participar en la campaña denominada #PosMeSalto, que se realiza en diversas estaciones del Sistema de transporte Colectivo (STC) Metro en protesta por el incremento al boleto.

Dicha campaña consiste en invitar a los usuarios del STC a no pagar la tarifa de acceso y saltar o pasar por debajo de los torniquetes, sin dar un solo peso.

En páginas de Facebook y Twitter se difunden los horarios en que acudirán a determinadas estaciones del Metro durante el transcurso del día.

En estos sitios web también se emiten recomendaciones para participar de manera pacífica en el llamado #Torniquetazo13Dmx.

El protocolo de seguridad difundido por Anonymous pretende evitar incidencias en los “metros populares”, informa las razones por las cuales pueden detener a un manifestante, así como las sanciones correspondientes al cometer una infracción cívica, y especifica las infracciones y delitos por los que podrían ser detenidos durante los brigadeos.

Anonymous aseguró que saltarse el torniquete no es un delito, sin embargo, detalló cómo evitar cualquier tipo de sanción administrativa. En este sentido, pidió a los manifestantes tener cuidado con los infiltrados o con gente que pretenda sumarse destruyendo el mobiliario, pues eso provoca detenciones masivas.

Convocan a marcha.

En un portal web, Anonymous compartió flyers sobre una manifestación, a realizarse mañana sábado a las 16:00 horas, del Ángel de la Independencia al Zócalo capitalino, contra el alza de la tarifa del metro, la reforma energética y en oposición a la Ley de regularización de manifestaciones.

A la marcha convocaron estudiantes organizados y consejeros técnicos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, así como estudiantes de la Facultad de Derecho, ambas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), pues aseguran que la consulta que aplicó el STC no incluyó a los cuatro millones de usuarios.




Volver arriba