Mujer palestina lanza su empresa de internet

DURA (AP).— Al crecer en una sociedad tradicionalista, a Abir Abu Ghaith le decían frecuentemente que el futuro de una mujer está en la cocina de su marido. Calladamente la mujer de 29 años les demostró a todos que estaban equivocados.

Abu Ghaith se ha convertido en la primera empresaria de alta tecnología en Cisjordania luego de que estableció un corretaje de empleo en internet y una firma de desarrollo de software. El mes pasado, la pionera palestina fue reconocida por los líderes regionales de este sector como la merecedora de un premio a las Mujeres en Tecnología en Oriente Medio y Africa para 2014.

Abu Ghaith ha trabajado jornadas de 16 horas en las que ha mostrado cómo el sector local de tecnología de la información y de comunicaciones puede transformar la vida de otras mujeres al darles acceso a empleos e independencia financiera. Algunos dicen que el sector, el más pujante en una economía estancada, podría duplicarse en tamaño en los próximos cinco años y emplear a miles de personas más.

Las mujeres palestinas ya forman la mayoría del estudiantado en muchas universidades de Cisjordania y la Franja de Gaza, pero con frecuencia tienen dificultades para ingresar al mercado laboral. Después de que se gradúan suelen verse presionadas por las expectativas tradicionales de género: primero se deben casar y después preocuparse por una carrera.

Las que están decididas a trabajar enfrentan un difícil mercado de empleos con una tasa de desocupación de dos dígitos y empleadores que con frecuencia prefieren solicitantes masculinos, que aún son vistos como la principal fuente de ingresos de las familias. Las opciones de empleo se ven aún más restringidas por los temores familiares de que la reputación de una mujer joven pudiera verse opacada si regresa tarde a casa después del trabajo o si tiene que realizar viajes de negocios. Aproximadamente sólo el 20% de las mujeres palestinas trabajan fuera del hogar, en comparación con casi el 70% de los hombres, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo.

“Las mujeres palestinas enfrentan muchos retos”, dijo Abu Ghaith, la segunda de nueve hermanos y hermanas, en declaraciones vertidas en la casa de su familia en el poblado de Dura, una de las áreas más conservadoras de Cisjordania. “Tenemos muchas mujeres capacitadas en mi área que carecen de acceso a empleos”.

Abu Ghaith se graduó de la Universidad Politécnica en la cercana ciudad de Hebrón en 2007 y aún trabaja en su alma mater como asesora de carrera para los estudiantes de tecnologías de la información.

El año pasado fundó su compañía, StayLinked, que opera como corredora de talentos entre los trabajadores independientes palestinos y las empresas que requieren servicios, tales como traducciones, captura de datos, diseño gráfico, mercadotecnia en línea y desarrollo de sitios en internet. Entre los clientes hay compañías estadounidenses y de países del Golfo Pérsico, señaló.

Abu Ghaith tiene tres socios: una amiga, un experto en entrenamiento en tecnologías de la información y una compañía que ofreció asesoría en las primeras etapas. Las dos mujeres unieron sus ahorros para contribuir 30,000 dólares en costos iniciales y controlan el 70% del negocio.

Hasta ahora, StayLinked ha generado varios miles de dólares en ingresos _Abu Ghaith no quiso decir la cantidad exacta_ y le ha conseguido empleo a unos 40 trabajadores independientes, la mitad de ellos mujeres. La empresa aún no genera ganancias, pero su fundadora dijo que eso va de acuerdo con las expectativas.




Volver arriba