Presentan la batería soluble en agua

Foto | Univ. de Illinois

Foto | Univ. de Illinois

Las baterías alcalinas han sido un dolor de cabeza para muchas administraciones y un peligro para la humanidad si alguna de ellas llegara a entrar en contacto directo con el agua que se consume.

Además su proceso de reciclado es muy trardado, teniendo encuenta que pocas son las personas que tiran sus baterías usadas en contenedores especiales destinados para ellas.

Sin embargo, un artículo publicado en la revista Advanced Materials podría poner fin a esta clase de preocupaciones ya que presentaron las baterías biodegradables, las cuales, : una vez consumidas, simplemente desaparecen.

Un equipo dirigido por el ingeniero John Rogers, de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign (EEUU), presentó la primera batería soluble en agua. Dichas baterías, incluso, podrían inyectarse el cuerpo para que se disuelvan una vez cumplido su cometido (por ejemplo, un sistema inteligente para liberar un fármaco dentro del organismo).

El secreto reside en que estos dispositivos están hechos de materiales normales, usados en la electrónica, pero en láminas nanoscópicas: por ejemplo, una superficie de silicio pierde entre 1 y 3 nanómetros por día, de modo que si la superficie es de pocos centenares de nanómetros entonces se disolverá en poco tiempo.

La batería de Rogers está empaquetada en un polímero biodegradable, y está constituida por hojas de magnesio, hierro, tungsteno y molibdeno, que obran como cátodos y ánodos, y una solución salina. La disolución es completamente inofensiva, según palabras de Rogers:

Lo que queda son compuestos como el ácido silícico o algunos metales que están presentes naturalmente en el cuerpo, incluso en cantidades mayores.

Redacción Multimedia / Con información de xatakaciencia.com




Volver arriba