¿Dejaremos al fin las contraseñas?

La identificación biométrica sería el siguiente paso

Cuando al fin piensas en una contraseña difícil de adivinar pero que al mismo tiempo aleje el peligro de que la olvides a la primera oportunidad, el sistema te pide que combines letras con números y hasta uses letras mayúsculas y minúsculas. Eso las convierte en un sufrimiento para la mayoría.

Pero si las hacemos a un lado ¿qué alternativa tenemos? Entre las opciones menos costosas podrían estar las biométricas, con el uso de micrófonos y cámaras con las que la mayoría de las computadoras y teléfonos modernos ya están equipados. La manera más simple de conectarse sería por reconocimiento facial o “autentificación por selfie”, ya presente en los dispositivos con Windows 8.

Para llevar a otro nivel de seguridad la autentificación biométrica se puede combinar con ubicación por GPS. El reconocimiento de voz es otra opción.

 




Volver arriba