Un taxista y un líder sindical, los que acompañaban en la fosa a Gregorio Jiménez

MÉXICO (AP).— El secuestro de un hombre cuyo cadáver que fue hallado el martes junto al cuerpo de Gregorio Jiménez, era investigado por éste, revelaron periodistas y editores ayer.

El periodista fue secuestrado el miércoles de la semana pasada, y su cuerpo fue hallado en una fosa junto a otros dos cadáveres, uno de los cuales fue identificado como Ernesto Ruiz Guillén, un dirigente local de la Confederación de Trabajadores de México.

La tercera víctima es aparentemente un taxista de la región de Coatzacoalcos, donde Jiménez escribía notas policiacas para los periódicos “Notisur” y “El Liberal”.

Gregorio Hernández, colega de Jiménez, dijo ayer que el reportero asesinado investigaba la desaparición del líder sindical Ruiz Guillén. El diario “Notisur” publicó al menos dos informes sobre el secuestro que están atribuidos a la “Redacción’”, pero que Hernández y empleados del periódico dicen fue escrito por Jiménez.

“Hay que investigar seriamente eso porque él investigaba desapariciones, crímenes, (y) levantones (secuestros)”, dijo Hernández.

La Oficina en México del  Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos  (ONU-DH) condenó el asesinato del periodista e  instó a las autoridades federales y estatales a utilizar todos los  recursos a su alcance para hacer una investigación diligente,  completa e imparcial para enjuiciar y castigar a los responsables.

Saldo fúnebre
El organismo señaló que “el fatal desenlace trae una vez más el luto a Veracruz”,  entidad en la cual desde el año 2011 han ocurrido las muertes  violentas de otros 10 comunicadores: Regina Martínez, Esteban  Rodríguez, Gabriel Huge, Irasema Becerra, Guillermo Luna, Víctor  Manuel Báez, Noel López Holquin, Miguel Ángel López Velasco, Yolanda  Ordaz y Agustina Solana.

“Combatir la impunidad que rodea muchos casos de agresiones contra  los y las comunicadores sociales, así como los múltiples ataques a  las instalaciones de los medios, es un deber indelegable e  irrenunciable de las autoridades, pero urge además atender el  evidente clamor del gremio periodístico porque se diseñen e  implementen medidas eficaces de prevención ante la vulnerabilidad  creciente en la que desarrollan sus labores”, declaró Javier  Hernández Valencia, representante de la Oficina en México del Alto  Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Expresó sus condolencias a los familiares de Gregorio Jiménez y a  sus colegas.




Volver arriba