“Si Tamayo es culpable debe pagar, pero su juicio no fue justo”

MÉXICO (Notimex).— La organización binacional “Migrantes de Aztlán” realizó ayer una manifestación en el Ángel de la Independencia para pedir que el gobierno de Texas detenga la ejecución del mexicano Edgar Tamayo Arias, condenado a la pena de muerte.

María García, presidenta de la organización que tiene presencia en el Distrito Federal y en Chicago, Estados Unidos, detalló en entrevista que “la idea es hacerle ver al gobierno de Texas el rechazo absoluto a la pena capital”.

Explicó que la organización no busca que se exonere del cargo de homicidio al connacional, sino evitar su ejecución, “porque Tamayo Arias es, también, amigo, hermano o hijo en alguna familia y su muerte significaría un duro revés para ésta”.

“No nos vamos a meter a ver si es culpable o no del crimen que se le acusa. Consideramos que si es responsable tiene que pagar con cárcel, explicó García, quien señaló que el juicio contra el mexicano “no fue justo y por ello lo condenaron a muerte”.

La manifestación de ayer coincidió con otras que se llevaron al cabo en Cuernavaca, Morelos —estado de donde es originario Edgar Tamayo—, y en Texas, Estados Unidos, para exigir que se conmute la pena y se evite la ejecución.

Con el mismo objetivo, también se realizó un pequeño acto pacífico sobre el Paseo de la Reforma, muy cerca del Ángel de la Independencia, donde se ubica la Oficina de la Representación del Estado de Texas en México.

La directiva de “Migrantes de Aztlán” manifestó que la pena de muerte es totalmente inaceptable en términos de derechos humanos y por eso la exigencia de que no se aplique este castigo en este caso ni en ningún otro.

La organización reiteró que es respetuosa de las leyes y sistemas jurídicos de Texas y de los demás estados de la Unión Americana, pero subrayó que no acepta la pena de muerte por ser violatoria de los derechos humanos.




Volver arriba