Se deteriora la salud del náufrago salvadoreño

WELLINGTON, Nueva Zelanda (AP).— El náufrago salvadoreño que dice haber pasado más de un año a la deriva en el Océano Pacífico se vio más debilitado ayer que en otra aparición pública que hizo a principios de la semana.

José Salvador Alvarenga saludó a unos 50 funcionarios y periodistas el martes en el hotel de las Islas Marshall donde se hospeda. Afeitado y con el pelo más corto, recibió ayuda de dos personas en tanto otros lo seguían para auxiliarlo en caso necesario.

Hablando en voz baja agradeció al gobierno y sus amigos por su ayuda pero no aceptó responder preguntas.

The Associated Press tuvo acceso a una grabación hecha con un teléfono celular que fue descrita por un funcionario, quien pidió no ser nombrado porque no estaba autorizado a hablar con los medios.

“Caminaba pero necesitó mucha ayuda”, dijo el funcionario. “Diría que ahora da la impresión de haber pasado por un viaje como el que dice haber hecho. Estaba mucho más débil, parecía muy cansado, mucho menos animado y habla muy despacio. Se veía exhausto, francamente. Como alguien que ha corrido dos o tres maratones”.

La apariencia vivaz de Alvarenga el lunes, cuando saludó a cientos de personas en Majuro, capital de las Marshall, tras desembarcar en un remoto atolón provocó dudas sobre su historia. Antes había dicho a las autoridades que salió de México a fines de 2012 con otro pescador, quien murió después, para pescar tiburones hasta que una tormenta los arrastró.

Autoridades dijeron que era necesario llevarlo al hospital para revisiones médicas y se espera que en tres o cuatro días esté listo para regresar a El Salvador.

En la reunión también participaron el ministro de Exteriores de las islas Marshall, Phillip Muller, y el diplomático mexicano Chris Clay Mendoza.

Muller dijo que Islas Marshall está feliz de cumplir con sus obligaciones humanitarias y hará todo lo necesario para ayudar a Alvarenga.

Clay Mendoza dijo que está ayudando a El Salvador en los trámites de repatriación de Alvarenga.




Volver arriba