Protestan por omisión en caso de agresión en la UNAM

MÉXICO (EL UNIVERSAL).- Ante lo que consideran una  omisión de las autoridades de la Universidad Nacional Autónoma de  México (UNAM) en el caso de tres alumnas, universitarios y grupos  feministas protestaron en la Facultad de Ciencias Políticas y  Sociales (FCPyS) para denunciar “complicidad institucional” y “nulos  mecanismos” de protección ante la violencia de género.

A través de un pronunciamiento del colectivo”Red No Están  Solas”, explicaron que las denuncias de las tres estudiantes  fueron ignoradas por las instancias jurídicas de la Facultad, a  pesar de que se presentó como prueba la existencia de un proceso  penal en contra del estudiante Juan Carlos “N” ante la Procuraduría  General de Justicia del DF por el delito de violencia intrafamiliar  equiparada.

Las alumnas pidieron medidas cautelares dentro de la universidad  para garantizar su integridad, sin embargo, las autoridades “sólo  les ofrecieron la opción de concluir sus estudios de licenciatura a  distancia y desde casa”, lo que aseguran “viola sus derechos  humanos”. El agresor no fue sancionado ya que “no existen protocolos  para sancionar y erradicar la violencia de género en la  Universidad”.

En el pronunciamiento, los activistas aseguraron no se trata de un  asunto personal, sino de un caso que representa “un problema  estructural que no sólo atañe a la comunidad universitaria sino a  toda la sociedad”, por lo que acusaron a las autoridades de  interponer sus intereses para proteger su imagen como máxima casa de  estudios.

Las colectivas feministas enviaron también una carta al director de  la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Fernando Castañeda, y  a las instancias de Derechos Humanos de la UNAM, donde exigieron la  expulsión definitiva de Juan Carlos “N”, así como garantizar la  integridad personal de las tres estudiantes afectadas e implementar  un sistema de investigación.

También la creación de protocolos y reglamentaciones que sancionen a  los agresores y protejan a las víctimas, cumplir con el derecho de  petición, instancias especializadas con perspectiva de género que no  re-victimicen a las personas afectadas y la creación de un  Observatorio universitario de violencia de género en la UNAM.

En 2013, la UNAM recibió por primera vez en su historia una  recomendación por parte de la Comisión Nacional de los Derechos  Humanos (CNDH) por el caso de un profesor quien ejerció violencia  contra una estudiante menor de edad de la Preparatoria 9.

El  profesor fue despedido, pero el organismo alegó que la medida no  garantizaba que el Abogado General hubiera seguido el caso  debidamente, por lo que los agravios quedaban impunes. 



Volver arriba