Los nuevos Cardenales latinoamericanos

Los nuevos Cardenales latinoamericanos

Francisco usó “metodología especial” para anunciar cardenales, dice Brenes

 

El papa Francisco utilizó una “metodología especial” para anunciar a los nuevos cardenales de la Iglesia católica, reveló ayer en Managua, Nicaragua, el nuevo purpurado nicaragüense, Leopoldo José Brenes.
“Él está usando una metodología muy especial, generalmente se avisaba al candidato unos días antes, a través de la nunciatura, para que no lo agarrara por sorpresa, pero creo que a muchos de nosotros nos ha agarrado por sorpresa, porque sacó su anuncio desde el Vaticano, de la nunciatura no nos llegó ninguna notita previa”, dijo Brenes, a periodistas.
En vez del aviso previo, Francisco anunció su decisión después de la oración del Ángelus en la Plaza de San Pedro, Roma, y Nicaragua se dio cuenta gracias a que un sacerdote escuchó la transmisión radial en horas de la madrugada, contó el nuevo cardenal.
Brenes creyó que el padre que lo llamó antes del amanecer para darle la noticia le estaba haciendo una broma, pero constató la misma después de varias llamadas de confirmación y de felicitación.
El nuevo cardenal nicaragüense comentó que, si bien la noticia lo sorprendió porque “otros arzobispos tenían más prestigio” que él, le une a Francisco “cierta amistad” cultivada en el trabajo y la misión eclesiástica.
“Creo que el Santo Padre conoce un poquito mi trabajo en la arquidiócesis y a nivel centroamericano”, sostuvo.
Brenes ya había sido consultado por otros cardenales si él sería el próximo en unírseles, pero igual no lo tomó como un anuncio, dijo el arzobispo.
“Es una decisión del corazón del Papa, aquí no hay ninguna lista, no hay encuestas, él conoce a muchos obispos en el mundo”, señaló.
Brenes es el segundo cardenal en la historia de Nicaragua, tras el nombramiento que hizo el papa Juan Pablo II al ahora arzobispo emérito Miguel Obando Bravo en 1985.- EFE

Nuevo cardenal en Haití proclama su “sorpresa” por nombramiento

El nuevo cardenal de Haití, Chibly Langlois, expresó ayer su “sorpresa” al recibir la noticia de su nombramiento por el papa Francisco, y añadió que se trata de una bendición para su país.

La noticia del nombramiento del hasta ahora arzobispo de la comuna Les Cayes y presidente de la conferencia episcopal haitiana, se produce el mismo día en que se conmemoran cuatro años del terremoto que asoló el país y que arrojó una cifra de unos 300,000 fallecidos y 1.5 millones de damnificados.
En declaraciones a la agencia haitiana Alter Presse, Langlois, de 55 años, declaró que el nombramiento es una “alegría” para la iglesia haitiana y que supondrá “centrar la atención sobre Haití, especialmente sobre nuestra iglesia cuyos retos, necesidades y realidades van a ser llevados a lo más alto”.
A su vez, indicó que no se trata de un nombramiento hacia su persona, “sino para la iglesia haitiana”.
Además reconoció que su nuevo cargo le exigirá “desplazamientos frecuentes”. EFE

Ezatti, el nuevo cardenal chileno, entre luces y sombras

El nombramiento del arzobispo de Santiago Ricardo Ezatti como nuevo cardenal chileno fue recibido ayer con satisfacción por la jerarquía católica del país, pero duramente criticada por víctimas de abusos sexuales.

Y es que Ricardo Ezatti es un personaje de luz y sombra, que a lo largo de su trayectoria ha recibido reconocimiento por su postura más progresista en materia social, pero también duras críticas por parte de víctimas de abusos que lo apuntan como “encubridor”.
“Este es un reconocimiento a la iglesia chilena más que a mi persona (…) a una iglesia que está levantando cabeza, reconociendo sus errores, pero que en su base está llena de fe”, declaró el arzobispo luego de conocer la decisión del papa Francisco de nombrarlo cardenal, anunciada el domingo.
Ricardo Ezatti Andrello nació en italia en 1942. En 1959 llegó a Chile e ingresó al noviciado de la congregación salesiana. En 1970 se ordenó sacerdote y desarrolló su actividad pastoral por mucho tiempo en el sur del país, primero en la ciudad de Valdivia y luego en Concepción.
Ya como obispo, en septiembre de 2010 y a petición del presidente Sebastián Piñera, se sumó como mediador entre el gobierno y grupos mapuches a una mesa de diálogo, orientada a que varios presos de dicha etnia que estaban siendo procesados como terroristas depusieran una prolongada huelga de hambre.
Ese mismo año fue nombrado por el papa Benedicto XVI como arzobispo metropolitano de Santiago, sucediendo al cardenal Francisco Javier Errázuriz.
Algunos analistas consideran que Ezzatti mantiene una cercanía doctrinaria con los postulados del papa Francisco, quien desde que sucedió a Benedicto XVI ha promovido la austeridad y el compromiso de la iglesia católica con los más pobres.
En esa línea, en 2012 Ezatti presentó una carta pastoral en la que expresaba la necesidad de hacer de Chile un país “más humano, más justo, más solidario” y en que aludía a la necesidad de que el crecimiento y el progreso económico fuera “compartido por todos”.
Jaime Coiro, portavoz de la Conferencia Episcopal, que Ezatti también preside, señaló que una de las expectativas es que el nuevo cardenal haga llegar hasta el Vaticano la postura de la iglesia chilena.
“Es una gran oportunidad para acercar a la iglesia chilena a los valores del papa Francisco. Una iglesia humilde, misericordiosa, despojada. Una iglesia pobre para los pobres”,señaló Coiro.
En la vereda del frente, lo detractores de Ezatti repudiaron su nombramiento como cardenal a partir de febrero, reiterando sus acusaciones de haber encubierto abusos sexuales cometidos por sacerdotes.
“En Chile tenemos un nuevo cardenal con un prontuario criminal.Ha encubierto a muchos sacerdotes abusadores y no ha hecho nada por las víctimas”, escribió en su cuenta de twiter Juan Carlos Cruz, denunciante en uno de los casos más ruidosos de abusos sexuales por parte de sacerdotes conocidos en Chile.
Murillo y otras víctimas del ex párroco Fernando Karidima han acusado a Ezatti de haber hecho caso omiso de las denuncias que en su momento le presentaron en contra del influyente sacerdote, que luego fue condenado por un tribunal canónico y alejado de sus actividades pastorales.
Ezatti ha rechazado reiteradamente esos cuestionamientos y ayer domingo lo hizo una vez más al comentar su nombramiento como cardenal. “Yo he tratado de ser siempre un pastor muy cercano y abierto”, replicó Ezatti ante las críticas a su actitud frente a las denuncias de abusos. EFE

El brasileño Tempesta, un nuevo cardenal internauta y volcado a los pobres

El nuevo cardenal brasileño Orani João Tempesta, designado por el papa Francisco, conocido por su febril actividad en internet y su sensibilidad con los más pobres, supo ayer de su nombramiento en una humilde comunidad de Río de Janeiro.

El nuevo purpurado oficiaba una misa en la Cruzada San Sebastiao, un deprimido complejo de edificios de interés social construido en 1955 por iniciativa del fallecido obispo Hélder Cámara, quien hace cuatro décadas fue uno de los impulsores de los ideales sociales contenidos en la Teología de la Liberación.
Allí supo de la designación anunciada por Francisco en el Vaticano, declaró a periodistas su “sorpresa” y afirmó que “quiso la providencia divina que estuviera aquí, en un lugar que quiso ser una solución para la vivienda popular y mantiene la marca de Hélder Cámara”.
Después de la misa, como hizo muchos domingos de los últimos años en su condición de arzobispo de Río de Janeiro, Tempesta repitió su rutina de visitar las casas de algunos de los humildes moradores de las favelas y barrios populares que siempre recorrió y apoyó.
“Este anuncio es una gracia de Dios”, dijo una y otra vez a las personas que se acercaron a saludarlo y felicitarlo, a quienes respondió parafraseando al papa Francisco- “Les pido que recen por mí, para seguir sirviendo a la Iglesia”.
Tempesta nació el 23 de junio de 1950 en Sao José do Río Pardo, ciudad del interior del estado de Sao Paulo, y con 18 años ingresó al Monasterio de Nossa Senhora de Sao Bernardo, que pertenece a la Orden de Cister o cisterciense.
Estudio filosofía en el Monasterio de Sao Bento y en el Instituto Teológico Salesiano Pío XI, ambos en Sao Paulo, y luego en 1974, con 24 años, fue ordenado sacerdote y regresó al Monasterio de Nossa Senhora de Sao Bernardo en calidad de viceprior.
También curso estudios de comunicación y en los últimos años pasó a ser un reconocido adepto a las redes sociales, en las que mantiene perfiles en Facebook y Twitter, mediante los cuales se comunica en forma constante con los fieles.
Su cuenta en Twitter se desbordó ayer de mensajes, incluido uno muy breve de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, quien expresó que recibió “con alegría” la decisión del papa Francisco.
En 1997, Tempesta fue designado obispo de Sao Jose do Río Preto por el papa Juan Pablo II y dos años después pasó a desempeñarse como administrador apostólico de la abadía de Claraval, en el estado de Minas Gerais.
Fue designado arzobispo de la ciudad amazónica de Belén en 2004 y en 2009 fue nombrado arzobispo de Río de Janeiro, condición en la que recibió al papa Francisco en julio pasado, para la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que supuso el primer viaje al exterior del Pontífice argentino.
Tempesta fue uno de los promotores de una visita que el Papa hizo durante la JMJ al barrio de Varginha, en el complejo de favelas de Manguinhos, en Río de Janeiro.
“Tengo el sueño de llevar al papa Francisco al Cristo Redentor (en la montaña de Corcovado) y creo que él recibirá muy bien la idea. Pero otra cosa que quisiera es llevarlo a una comunidad pobre, a una favela”, declaró Tempesta cuando se comenzaba a organizar la visita del pontífice.
Con su designación, suben a diez los purpurados con que cuenta Brasil, considerado el país con el mayor número de católicos en el mundo. EFE

 




Volver arriba