Estudiantes y maestros de la UdeG en la Marcha de luto e indignación

El rector general de la UdeG, Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla, encabezó ayer la Marcha de luto e indignación, por los accidentes de camiones del transporte público en que han fallecido estudiantes.
Bravo Padilla indicó que se requiere ‘un cambio radical y urgente en el transporte público, si los concesionarios privados no pueden solucionar el problema después de 40 años, entonces el gobierno debe estatizar el servicio y quitárselos’.
Lamentó la nula revisión técnica de las unidades, los pésimos salarios a los choferes, la falta de conectividad entre las rutas, el exceso de cupo en las unidades de transporte y en general por brindar un servicio ‘caro, malo, peligroso y de tercera o cuarta categorías’.
‘Sus intereses no pueden seguir centrados solo en las ganancias económicas y en la explotación de los choferes, por lo que deben limpiarse las empresas del transporte para mejorar las rutas y los servicios’.
Ofreció trabajar junto con el gobierno para encontrar una solución al problema, ‘que lleva más de 35 años de mal transporte, además, pedimos que haya un observatorio de transporte público para que por medio de este, se cumplan los compromisos a los que se comprometen cada vez que suben la tarifa’.
Pidió un minuto de silencio por la estudiante de la Escuela Preparatoria 10 fallecida el viernes pasado en el accidente de una unidad del transporte público.
‘Hemos señalado la situación del transporte público con especialistas, a través de denuncias y hemos dado cuenta de cifras espeluznantes de muertes y lesiones, esta marcha expresa la solidaridad con las víctimas y con todos aquellos que a diario viven la tensión, el maltrato por el pésimo servicio que prestan’, afirmó.
A su vez el presidente de la FEU, José Alberto Galarza Villaseñor, manifestó su indignación por las 11 muertes que van durante este año en la zona metropolitana de Guadalajara por el transporte público y por las más de 11 mil víctimas que suman en los últimos 30 años.
‘La UdeG ruge en estos momentos, y si el pulpo camionero detiene su servicio o nos maltratan por los transvales, van a tener a los universitarios de frente, vamos a combatir este asunto con inteligencia y unidad, no con violencia, no podemos permitir una muerte más, por eso pedimos que el gobierno actúe con mano dura, para que esto no vuelva a pasar’, apuntó.
La marcha se llevó a cabo para exigir cambios radicales al transporte público de la zona metropolitana de Guadalajara, que se haga justicia en la muerte de la estudiante y con un llamado al gobierno de Jalisco para dar solución a este problema.




Volver arriba