Celebridades surcoreanas dedican un videoclip a la visita del papa

SEÚL (EFE).- Famosos artistas y cantantes católicos de Corea del Sur publicaron hoy un vídeo musical con el que pretenden promocionar entre sus compatriotas la histórica visita que el papa Francisco hará al país asiático en agosto.

Un total de 36 celebridades surcoreanas, entre ellas las actrices Kim Tae-hee, Kim Hae-nul y Kim Hee-ae, los actores Ahn Sung-ki y Kim Woo-bin, así como la cantante Bada, prestaron su imagen y sus voces a este videoclip lanzado hoy en la página oficial de la visita del pontífice a Corea del Sur- http://popekorea.catholic.or.kr/

El videoclip, en el que los artistas y cantantes comparten sonrisas y gestos de hermandad bajo el techo de la Catedral de Myeongdong en Seúl, tiene por nombre “Koinonia”, una palabra griega que significa comunión y que alude a la relación entre los miembros de la Iglesia y su Dios.

“Queremos transmitir a todos los coreanos que la visita va a ser el regalo de Dios a Corea, mientras nosotros (los católicos del país) hemos de ser el regalo de Dios para los más necesitados”, explicó a Efe el padre Matthias Hur, portavoz de la archidiócesis de Seúl, que ha producido el videoclip.

El portavoz destacó que tanto las celebridades como el resto de personas implicadas en este proyecto lo han hecho por motivos de fe sin cobrar dinero y, que en caso de que el vídeo produzca beneficios, “estos irán destinados a ayudar a los pobres”, apuntó.

La archidiócesis de Seúl espera publicar en las próximas semanas varias versiones del videoclip en las principales páginas web de Corea del Sur y editará un CD musical.

Francisco visitará el país asiático del 14 al 18 de agosto para participar en la VI Jornada de la Juventud asiática, en una visita histórica al ser la tercera de un pontífice a territorio surcoreano y la primera en 25 años desde la de Juan Pablo II en 1989.

En Corea del Sur hay más de 5 millones de católicos (un 10,9 por ciento de la población), que ocupan el tercer lugar tras budistas y protestantes, en un país de 50 millones de habitantes, de los que casi la mitad son agnósticos o ateos, según las últimas estadísticas oficiales de 2005.



Volver arriba