Portada » Salud »

Recomendaciones para el cuidado de la alimentación de lactantes

* Las madres de familia deben informarse sobre cómo utilizar alimentos complementarios fortificados o suplementos de vitaminas y minerales de acuerdo a las necesidades de los lactantes
* Durante ciertas enfermedades es importante, bajo supervisión médica, aumentar la ingesta de líquidos, incluyendo la leche materna; así como alentar al niño a comer alimentos suaves y variados

El primer año de vida es una etapa de crecimiento y desarrollo acelerado, debido a que el niño triplica su peso al nacer, de ahí su vulnerabilidad a la alimentación; ya que de no ser correcta pueden caer en deficiencias nutrimentales como la desnutrición o en excesos como la obesidad, señaló Elmer Oswaldo Chan Canto, Coordinador Delegacional de Nutrición y Dietética del Instituto Mexicano del Seguro Social Delegación Yucatán.  

Para una mejor orientación sobre cómo mejorar o proporcionar una alimentación adecuada a los lactantes, las madres de familia o tutores, pueden acudir al Seguro Social con su médico o a los módulos PREVENIMSS, ubicados en las unidades de medicina familiar del Instituto.

El especialista señaló que, durante esta etapa de la vida, la alimentación se divide en dos grandes rubros: lactancia materna y la introducción de alimentos diferentes a la leche materna.   

Algunas de las recomendaciones nutricionales, son: practicar la lactancia materna exclusiva desde el nacimiento hasta los seis meses de edad, introducir los alimentos complementarios a partir de los seis meses de edad (180 días) y continuar con la lactancia materna. 

Elmer Oswaldo Chan recalcó que la alimentación complementaria se debe comenzar a los seis meses de edad, con el consumo de cantidades pequeñas de alimentos, introduciendo un solo alimento a la vez y ofreciéndoselo al infante durante dos o tres días seguidos para poder ver su tolerancia al consumo. 

Indicó que también es importante aumentar la consistencia y la variedad de los alimentos conforme crece el infante, pero preparándolos sin sal, azúcar, chile, miel o muchos condimentos. 

Las madres de familia también deben solicitar a su médico información sobre cómo utilizar alimentos complementarios fortificados o suplementos de vitaminas y minerales de acuerdo a las necesidades de cada lactante.

El especialista indicó que durante ciertas enfermedades es importante, bajo supervisión médica, aumentar la ingesta de líquidos; así como alentar al niño a comer mayores cantidades de alimentos suaves, variados, apetecedores y que sean sus favoritos para poder mantener su estado nutricional óptimo.

Para finalizar, el coordinador delegacional de Nutrición y Dietética, Elmer Chan, insistió en que seguir una alimentación balanceada; así como una atención pronta y oportuna, son primordiales para evadir riesgos mayores en la salud.- (Comunicado No. 1912-14)

Etiquetas:, ,