Portada » Salud »

Para prevenir infartos, recomiendan adoptar estilo de vida saludable

El médico internista Luis Granados Puerto, especialista del Hospital General Regional número 12, “Benito Juárez García” del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Yucatán informó que un porcentaje elevado de quienes sufren un infarto al miocardio recaen poco tiempo después, debido a que el paciente incumple con las indicaciones médicas.

Señaló que el infarto cardiaco es una de las primeras causas de muerte en la población general, aunque es una realidad que en los últimos años ha impactado con mayor agresividad a los menores de 45 años de edad.

Uno de los factores que ha colaborado en la conformación de este nuevo panorama son las cardiopatías congénitas (de nacimiento); sin embargo, la causa más relevante, es el estilo de vida de la sociedad moderna, que se traduce en malos hábitos alimenticios, tabaquismo y falta de ejercicio.

La prevención de un infarto debe empezar desde la infancia, pues existen datos que demuestran que la ateroesclerosis -formación de placas de grasa en las arterias- se inicia en la niñez y se desarrolla en forma silenciosa durante décadas hasta convertirse en la causa que desencadena un infarto al miocardio (tejido muscular del corazón) o la obstrucción de los vasos sanguíneos cerebrales.

La obesidad y sus consecuencias, como presión arterial elevada, alta concentración de grasas en la sangre, diabetes y la ya citada ateroesclerosis, son factores cruciales para experimentar un infarto.

De acuerdo con diversas encuestas nacionales de nutrición, la población mexicana ingiere abundante cantidad de alimentos de origen animal y grasas; sin olvidar que frutas, verduras y fibra son desplazadas por refrescos, postres y bebidas alcohólicas.

Lo anterior, produce altos índices de colesterol en sangre, lo que representa un alto riesgo para la obstrucción de las arterias que alimentan el corazón. Al evitar el sobrepeso en los niños se da el primer paso para prevenir un infarto en la vida adulta.

Después de haber sufrido un infarto, luego de egresar del hospital, el paciente deberá advertir que debe de modificar su estilo de vida y si los pacientes no adquieren conciencia sobre los factores que desencadenaron su enfermedad, podrían tener consecuencias fatales en los siguientes doce meses por incumplir las recomendaciones médicas y negarse a hacer cambios en su forma de vida.

Para prevenir los infartos y muchas otras enfermedades que conllevan la obesidad y el sobrepeso, no hay nada mejor que cuidar la alimentación desde pequeños y seguir con una vida saludable en todas las etapas de la vida; es por esto que el IMSS, junto con la Secretaría de Salud y el ISSSTE proponen el programa “Chécate, Mídete, Muévete”, ya que con estos pasos se aumentan las conductas saludables al momento de ingerir alimentos, así como fomentar hábitos de actividad física regular.

Chécate”, es el primer paso en el que se debe medir el peso, niveles de glucosa, presión arterial e Índice de Masa Corporal (IMC) para saber si se tiene un problema de sobrepeso u obesidad.

En “Mídete”, se debe reducir el consumo de grasas, azúcar y sal, además de consumir alimentos propios del llamado Plato del bien comer, ingiriendo grandes porciones de verduras y frutas; medianas de cereales, tubérculos y leguminosas, para finalizar con una porción pequeña de alimentos de origen animal.

El último paso es “Muévete”; en el que se deben realizar acciones para no llevar una vida totalmente sedentaria. Acuda a los módulos PrevenIMSS, donde especialistas le recomendarán opciones según sus propias necesidades y las de su familia para tener una buena salud con hábitos saludables.- ( Comunicado No.1806-14)

Etiquetas:, ,