Portada » Salud »

Migraña no es sólo un dolor de cabeza: IMSS Yucatán

Se dice que la migraña es una enfermedad de la vida moderna, y aunque ha sido padecida por miles de personas a lo largo del tiempo, actualmente factores como la falta de descanso o el estrés de la vida diaria pueden llegar a desencadenarla en casi cualquier persona indicó el doctor José Gien López, especialista en neurología y neurofisiología del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Yucatán.

Existen más de 300 tipos y causas de cefaleas que el médico debe diagnosticar de la manera más precisa posible, ya que aunque en su mayoría son benignas, las cefaleas secundarias pueden llegar a ser graves y poner en peligro la vida del paciente.

La migraña se considera una enfermedad neurológica crónica, con exacerbaciones episódicas y, en algunos casos, los pacientes saben que un ataque podría impedir que lleven a cabo sus labores diarias, como ir a trabajar, cuidar de su familia o cumplir con sus demás obligaciones.

En ocasiones el dolor llega a ser tan intenso que altera la conducta del paciente, durante el ataque, puede volverse irritable e intolerante. Además de que su memoria, concentración, y expresión verbal se llegan a ver empobrecidas, en muchas ocasiones, será necesario aislarse en un cuarto sin luz, ni ruido.

La migraña no es un simple dolor de cabeza ya que implica un síndrome neurológico complejo, informó el especialista del IMSS, es por esto que existe un conocimiento amplio sobre sus causas, manifestaciones clínicas y tratamiento, por lo que se requiere de información adecuada para que las personas puedan identificar si sus síntomas son propios de la enfermedad.

Las causas desencadenantes de la migraña son difíciles de identificar y diferentes en cada persona, pero las más frecuentes son: factores hereditarios; así como el estrés y la ansiedad.  Otro factor es la edad, ya que en la infancia la migraña se presenta por igual en niños y niñas, y a partir de la pubertad y debido a los cambios hormonales, se dispara la incidencia en las mujeres.

Además del intenso dolor de cabeza, estas dolencias vienen acompañadas de náuseas, fotofobia o vómitos. En menor medida pueden provocar irritabilidad, anorexia, vértigos y mareos. La migraña suele empeorar con la ovulación y la menstruación, así como con la toma de anticonceptivos orales. El embarazo, sin embargo, suele mejorarla transitoriamente y muchas mujeres llegan a dejar de padecerla en la menopausia.

La ingestión de alcohol, la falta o exceso de sueño, así como factores medioambientales -el clima o los cambios de temperatura-, las luces deslumbrantes o  fluorescentes, las pantallas de las computadoras, los olores fuertes, algunos alimentos y bebidas también pueden desencadenar ataques.

Algunas de las señales de alerta que manifiestan la migraña son: síntomas de depresión, irritabilidad, inquietud, náuseas o falta de apetito, que por lo general aparecen unos 10 a 30 minutos antes de iniciarse el dolor de cabeza.

Aunque todas las migrañas están asociadas con el dolor, difieren en su severidad y su frecuencia. Por ello es necesario crear un tratamiento a medida que atienda las necesidades individuales de cada paciente.

El doctor del IMSS señaló que en todos los casos, antes de consumir cualquier medicamento, es necesario ponerse en manos de algún especialista, acuda a su Unidad de Medicina Familiar para que se determine su tratamiento.- (Comunicado No. 339-14)

Etiquetas:, , ,