Portada » Salud »

Malos hábitos alimenticios, causa de estreñimiento infantil

·         Tomando en cuenta que el estreñimiento es un síntoma y no una enfermedad, sus causas pueden ser diversas

·         Una alimentación adecuada y balanceada podría solucionar el problema de estreñimiento en infantes

 

El estreñimiento o constipación intestinal en los niños es un problema frecuente que puede presentarse desde las primeras semanas de vida y, de no ser tratado, continuar en la infancia, indicó el médico pediatra Rafael Sauri, especialista del Hospital General Regional (HGR) Número 12 “Benito Juárez” del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Yucatán.

Se considera que un niño está estreñido cuando sus evacuaciones son duras, anchas y secas o en formas de bolas; además de que la frecuencia de sus evacuaciones no sea la adecuada para su edad.

Tomando en cuenta que el estreñimiento es un síntoma y no una enfermedad, sus causas pueden ser diversas. Es común que en la familia de un niño estreñido haya más de un familiar con el mismo problema, aunque no se trata de un problema hereditario.

La alimentación del infante, que en buena medida refleja los hábitos dietéticos de la familia, puede tener un papel importante como causa de estreñimiento cuando se caracteriza por un consumo importante de alimentos industrializados, grasas y carbohidratos, además de una menor ingestión de agua, frutas y verduras.

El aumento en la frecuencia del estreñimiento infantil que se observa en las últimas décadas en las grandes ciudades refleja un estilo de vida que ha incrementado el estrés, modificado los patrones dietéticos tradicionales y alterado las condiciones para que los niños desarrollen hábitos de defecación saludables.

Los niños estreñidos pueden presentar falta de apetito, cansancio, dolor al evacuar, ya que muchas veces por el tamaño de las heces se pueden generar lesiones, que causan un intenso dolor en el ano, recto y, en ocasiones, sangrado con las evacuaciones. Los niños menores de un año que padecen estreñimiento pueden tener cólicos, que se manifiestan con llanto, actitud de pujar sin conseguir evacuar, abdomen duro y distendido e interrupción de la ingestión de leche materna o de la fórmula por malestar.

Una de las etapas más conflictivas del estreñimiento infantil es cuando éste se presenta alrededor de los dos años de edad, periodo en el cual los niños inician con el control de sus procesos de micción y evacuación.

El 95 por ciento de los casos del estreñimiento se debe a un trastorno  de hábitos alimenticios y no a un problema orgánico real, por lo que el diagnostico se establece sin necesidad de realizar estudios de laboratorio o radiológicos.

Es conveniente que el niño estreñido y su familia sean evaluados por un profesional de la salud, quien determinará  en qué casos procede la realización de estudios especiales para descartar enfermedades.

El tratamiento depende en gran medida de la comprensión de sus causas y de la participación activa de los padres, indicó el pediatra del IMSS. El objetivo final del tratamiento es restablecer un hábito de defecación saludable que resuelva los síntomas, según la edad y condición de cada niño en particular. 

Es importante establecer una dieta dependiendo de la edad y necesidades alimenticias del paciente. En el hogar se deben favorecer las comidas en horarios regulares, además de incluir alimentos que contengan fibra, como frutas, cereales y verduras, además de aumentar el consumo de agua.

COMUNICADO DE PRENSA




Volver arriba