Portada » Salud »

Individual cada tratamiento contra la migraña: IMSS

· Es necesario crear un tratamiento a medida que atienda las necesidades individuales de cada paciente

· Además del intenso dolor de cabeza, puede venir acompañada de otros síntomas como náuseas, fotofobia o vómitos

Se podría afirmar que casi todas las personas han padecido en algún momento de su vida un dolor de cabeza tan fuerte que ha llegado a imposibilitarlos para realizar sus actividades cotidianas, lo que muchos no saben es que podría tratarse de migraña, señaló el doctor Efraín Salazar Ceballos, neurólogo clínico del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Yucatán.

La migraña es definida como un dolor de cabeza pulsátil y muy intenso que habitualmente afecta un lado de la cabeza, aunque puede afectar a ambos. Se caracteriza porque el dolor comienza súbitamente y puede estar precedido o acompañado de síntomas visuales, neurológicos o gastrointestinales.

El especialista del Seguro Social indicó que su causa es desconocida; sin embargo, se sabe que el dolor que la produce se debe a una dilatación de las arterias situadas en el cráneo.

Aunque las causas de la migraña son difíciles de identificar y diferentes en cada persona, una serie de factores son comunes entre los que la padecen, como los hereditarios, estrés y ansiedad. 

En cuanto a la edad en la que se presenta, la migraña puede padecerse en la infancia, afectando por igual a niños y niñas; mientras que en la pubertad es más común en las mujeres debido a los cambios hormonales propios de esa etapa de la vida.

Algunas de las señales de alerta que manifiestan la migraña son los síntomas de depresión, irritabilidad, inquietud, náuseas o falta de apetito, que por lo general aparecen unos 10 a 30 minutos antes de iniciarse el dolor de cabeza.

Además del intenso dolor de cabeza, puede venir acompañada de otros síntomas como náuseas, fotofobia o vómitos. En menor medida provoca irritabilidad, anorexia, vértigos y mareos, además suele empeorar con la ovulación y la menstruación, así como con la toma de anticonceptivos orales. El embarazo, sin embargo, suele mejorarla transitoriamente y muchas mujeres llegan a dejar de padecerla en la menopausia. 

La ingestión de alcohol, la falta o exceso de sueño, así como factores medioambientales -el clima o los cambios de temperatura-, las luces deslumbrantes o  fluorescentes, las pantallas de las computadoras, los olores fuertes, algunos alimentos y bebidas también pueden desencadenar ataques.

Un porcentaje de personas pierden parte de la visión en un área específica o perciben luces dispersas o centelleantes; con menos frecuencia sufren una distorsión de las imágenes. También se podrían experimentar sensaciones de hormigueo, y en ocasiones debilidad en un brazo o pierna.

Por otro lado se encuentra la jaqueca, que constituye un conjunto de síntomas entre los que se dan, además del dolor de cabeza, vómitos, náuseas, sensibilidad a la luz y al ruido. El dolor suele localizarse en una parte de la cabeza o en toda y tiene un carácter pulsátil que se acompaña de un malestar generalizado.

Aunque todas las migrañas están asociadas con el dolor, difieren en su severidad y su frecuencia; por ello es necesario crear un tratamiento a medida que atienda las necesidades individuales de cada paciente.

Los especialistas del Instituto señalaron que en todos los casos, antes de consumir cualquier medicamento es necesario ponerse en manos de los especialistas, acudir a su Unidad de Medicina Familiar donde el médico determinará su tratamiento.- (Comunicado No. 3184-14)

Etiquetas:, ,