Portada » Salud »

IMSS Yucatán exhorta a prevenir nacimientos de bebés prematuros

• Se recomienda prevenir complicaciones en el embarazo para llegar al término del mismo

IMSS Yucatán exhorta a prevenir nacimientos de bebés prematuros

IMSS Yucatán exhorta a prevenir nacimientos de bebés prematuros

La duración en la mayoría de los embarazos es de aproximadamente 40 semanas, por lo que a los nacidos antes de la semana 37 se les llama bebés prematuros, indicó el médico ginecobstetra y jefe del área de Tococirugía del Hospital General Regional (HGR) Número Uno “Ignacio García Téllez” del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Yucatán, Manuel Aranda Vargas.

Un bebé prematuro presenta una cabeza grande y un cuerpo pequeño, su piel es tan fina que pueden verse las venas y arterias superficiales; tiene poca masa muscular, las palmas de sus manos están enrojecidas y las plantas de los pies con pocos surcos.

El doctor del IMSS señaló que los problemas del bebé prematuro se centran en la dificultad para adaptarse al medio ambiente fuera del útero. Por su inmadurez y bajo peso, pueden tener dificultades en la regulación de la temperatura corporal y sus sistemas respiratorio, nervioso, digestivo, renal e inmunológico podrían estar comprometidos. “Cuanto más pequeño e inmaduro nace un bebé, mayores son los riesgos de enfermedades para él”, apuntó.

Todos los nacidos antes de término corren el riesgo de presentar serios problemas de salud, pero a los neonatos que les faltó mayor tiempo de gestación para llegar al término están más expuestos a nacer con discapacidades duraderas o, incluso, a morir. Afortunadamente, los avances en obstetricia y neonatología han aumentado las probabilidades de supervivencia incluso para los bebés más pequeños.

Lamentablemente, cerca del 20 por ciento de los nacidos entre las 26 y 29 semanas desarrollan discapacidades serias y permanentes; mientras que los bebés nacidos entre las 30 y 34 semanas de gestación, sólo cerca del 15 por ciento desarrollan discapacidades serias. La mayoría de los nacidos entre las 35 y 37 semanas de gestación requieren poco cuidado especial y tiene casi las mismas probabilidades de sobrevivir que los nacidos a término.

El proceso de crecimiento y desarrollo del bebé prematuro es lento al principio; la mayoría de los bebés prematuros se dan de alta entre las 36 a 40 semanas de edad gestacional; pese a ello, en general no están neurológicamente maduros como un bebé nacido a término.

Durante el alta, es imprescindible tomar cuidados especialmente en el hogar, como los que se mencionan a continuación: un ambiente adecuado cuando el bebé llegue a casa, es muy importante que durante los primeros días no esté en contacto con personas o niños con tos, infecciones respiratorias, diarrea o fiebre; además, no fumar en el ambiente donde está el bebé, ni utilizar aerosoles.

Se recomienda monitorear la temperatura del bebé, así como su sueño ya que pueden necesitar dormir aún más, algo importante es que deben ser recostados sobre su espalda  (boca arriba) o de lado, no sobre su estómago. El doctor del IMSS subrayó que la alimentación influye mucho en el desarrollo correcto del bebé prematuro, debe ser principalmente de leche materna y necesita ser alimentado entre ocho y diez veces al día, también influye la higiene y limpieza adecuada para que no contraiga enfermedades o infecciones.

Los controles médicos y vacunas adecuadas para monitorear el desarrollo del bebé son muy importantes, pues hay muchas enfermedades e infecciones que podrían deteriorar la salud del recién nacido y algunas solo pueden ser detectadas previamente por un doctor especializado.- (Comunicado No.   257-14 )

Etiquetas:, ,