Portada » Salud »

Faringoamigdalitis, infección respiratoria común en niños

Se manifiesta entre 12 horas y tres días después de producirse el contagio

La faringoamigdalitis es una infección del aparato respiratorio causada por diferentes microbios que afectan fundamentalmente a la faringe y a las amígdalas o a ambas, ocasiona alrededor de 20 por ciento de las consultas.

La mayoría de los casos son provocados por virus, sobre todo cuando se acompañan de síntomas de catarro común, indicó el doctor Alonso Sansores Río, Coordinador Delegacional de Programas Integrados de Salud –PrevenIMSS-.

Se puede presentar a cualquier edad, aunque es más frecuente en los niños menores de cinco años.

Ésta se manifiesta entre 12 horas y tres días después de producirse el contagio, los síntomas básicos son fiebre alta y dolor de garganta, sobre todo al tragar.

Cuando es viral, los síntomas suelen manifestarse de forma gradual, con fiebre moderada y dolor de garganta que puede acompañarse de escurrimiento nasal, tos y enrojecimiento ocular. La garganta se encuentra enrojecida, en ocasiones, con pequeñas ulceraciones y es común encontrar crecidos los ganglios del cuello.

Generalmente, el contagio es aéreo (al toser o estornudar) o contacto directo con personas infectadas. Pueden actuar como factores de riesgo la exposición a bajas temperaturas durante la época de invierno y la permanencia en lugares cerrados con muchas personas.

Habitualmente, el tratamiento es sintomático: en caso de fiebre y dolor de garganta, se pueden iniciar en casa medidas generales como tomar líquidos, utilizar ropa ligera, comer alimentos semisólidos y siempre consultar con su médico ya que la automedicación puede llevar a la resistencia de estos microbios, haciendo que sean más difíciles de tratar.

Las molestias pueden persistir aproximadamente dos días. Se requiere una valoración inmediata cuando se presenta dificultad progresiva para tragar o respirar y, especialmente, si la obstrucción es severa y se tienen los labios morados.

El especialista recomendó consumir frutas y verduras con altos contenidos de vitamina C (zanahoria, naranja y limón, entre otros), no fumar y evitar la exposición al humo de tabaco, cubrirse la nariz y boca con el ángulo interno del codo al toser y estornudar; así como evitar saludar de beso.

Recalcó que para prevenir que los niños se enfermen constantemente por este tipo de padecimientos, es importante asegurarse de que cuenten con las vacunas, de acuerdo al esquema establecido para su edad.

Para finalizar, el especialista señaló que los usuarios también pueden acudir a los módulos PrevenIMSS, ubicados en las unidades de medicina familiar, donde podrán encontrar a personal capacitado para orientarlos y proporcionarles recomendaciones para cada uno de los integrantes de la familia, siempre con la finalidad de prevenir este y muchos otros padecimientos.




Volver arriba