Portada » Salud »

El corazón sí se puede romper

El estrés ocasiona la cardiomiopatía de Takotsubo

Hacer frente a una tragedia puede tener consecuencias en la salud del corazón. Arriba, deudos de pasajeros del desaparecido avión de Malaysia Airlines protestan ante la Embajada de Malasia en Pekín

NUEVA YORK (HealthDay News).- El estrés relacionado con los desastres naturales puede romperle el corazón a las personas, de acuerdo con un estudio reciente.

Investigadores hallaron aumentos dramáticos de los casos de “síndrome del corazón roto” en Vermont después de que una tormenta azotara el estado, y en Missouri después de un tornado masivo.

Las personas con el síndrome, que se conoce formalmente como cardiomiopatía de Takotsubo, sufren un agrandamiento y un debilitamiento temporales del corazón. Con frecuencia la afección es provocada por estrés emocional o físico extremo, como al sufrir un accidente.

“A pesar del aparentemente creciente número de desastres naturales que tenemos, hay datos limitados sobre cómo podrían afectar al corazón”, apunta el investigador líder, doctor Sadip Pant, internista de la Universidad de Ciencias Médicas de Arkansas. “Nuestros hallazgos sugieren que dos desastres, uno en Vermont y otro en Missouri, podrían haber sido desencadenantes de una acumulación de casos de cardiomiopatía de Takotsubo”.

Los síntomas del síndrome incluyen dolor en el pecho y falta de aire. La afección por lo general se resuelve en uno o dos meses, pero en algunos casos puede conducir a complicaciones graves, como insuficiencia cardíaca, trastornos del ritmo cardíaco y accidente cerebrovascular.

Corazón roto | Datos

El síndrome es “ejemplo perfecto de la conexión entre cerebro y corazón”.

Desconocimiento

“El estrés emocional que tenemos en el cerebro puede conducir a respuestas en el corazón, y no se sabe mucho sobre esta afección”, advierte el doctor Sadip Pant.

Estabilidad

La cardiomiopatía suele ser reversible, pero en la fase aguda “estos pacientes deben ser monitoreados de cerca para asegurar que estén estables”.




Volver arriba