Diversos factores intervienen en los calambres musculares
Portada » Salud »

Diversos factores intervienen en los calambres musculares

Aunque es un problema muscular muy común, todo el que ha padecido un calambre muscular sabe que pueden ser muy dolorosos; generalmente ocurren después realizar ejercicio o por la noche y duran desde algunos segundos hasta varios minutos, señaló el doctor José Marín, médico internista del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Yucatán.

Son un síntoma involuntario neuromuscular que se manifiesta con espasmos súbitos o contracciones, en uno o más músculos  y llega a afecta el movimiento. Pueden producirse casi en cualquier parte del cuerpo y su resolución es generalmente espontánea con el relajamiento del músculo. 

Los calambres musculares pueden ser causados por el mal funcionamiento de algunos nervios. Algunas veces, este mal funcionamiento se debe a un problema de salud, como una lesión de la médula espinal o a un nervio pinzado en el cuello o la espalda.

La mayoría de los calambres son resultado de un esfuerzo intenso agudo o de un esfuerzo crónico, pero en ocasiones también son síntomas de alguna enfermedad; por lo que en caso de ser constantes, se debe de consultar con el médico familiar.

Otras causas podrían ser por distensiones o exceso de uso de un músculo, deshidratación, falta de minerales en la dieta o desgaste de minerales en el cuerpo; así como la llegada insuficiente de sangre a los músculos. 

El médico internista del IMSS indicó que con estiramiento o un masaje suave sobre el músculo se puede aliviar el dolor.

Es importante diferenciar los calambres de las contracciones y de la tetania (síndrome que se caracteriza por accesos de contracción tónica y dolorosa de los músculos),  ya que en estos últimos se requiere de tratamiento médico para conseguir la relajación de los músculos.

El alto porcentaje de calambres que ocurren durante el ejercicio se atribuyen a la pérdida de líquido corporal por la sudoración, así como a la pérdida de electrolitos como sodio y potasio, además de presentarse cuando un músculo está sobre utilizado o lesionado.

En la pantorrilla aparecen durante la natación o al dormir; mientras que los calambres en las piernas están relacionados con actividades como correr y saltar; por otro lado, los que se dan en el cuello pueden ser signo de estrés.

“Cuando se presentan durante el embarazo puede deberse al peso extra que ejerce el bebé sobre los nervios y los vasos sanguíneos que van por la piernas”, indicó el especialista del Seguro Social.

Para finalizar, mencionó que si los calambres son esporádicos, es recomendable aplicar un analgésico habitual, reposar, colocar hielo en la zona afectada y mantener la posición de alargamiento del músculo hasta que ceda la contractura. En cambio, si la molestia es repetitiva, debe consultar con su médico familiar para que en caso de ser necesario sea canalizado con el especialista.- (Comunicado No. 5119 -14)

Etiquetas:, ,