Portada » Salud »

Conductas higiénicas reduce el riesgo de contraer parásitos

• El daño que estos microorganismos causen dependerá tanto del estado previo de salud del huésped, como de la ferocidad y virulencia del parásito

• Si el paciente detecta los síntomas, es necesario que acuda con su médico para llevar a cabo el tratamiento necesario

Los parásitos son uno de los motivos más frecuentes de consulta médica, ya sea porque los pacientes desean prevenirlos mediante la desparasitación, o porque sospechan que los tienen, indicó el doctor Alonso Sansores Río, coordinador delegacional de Programas Integrados de Salud –PrevenIMSS-.

Los parásitos son entidades vivas que se aprovechan de otro ser viviente, alimentándose de éste para poder sobrevivir, y el daño que estos microorganismos causen dependerá tanto del estado previo de salud del huésped, como de la ferocidad y virulencia del parásito.

Se debe definir que la parasitosis intestinal es una infección producida por entes que se alojan en el aparato digestivo de las personas. Existen dos grandes grupos de los cuales surgen varios tipos de infección por medio de estos agentes.

Los primeros son los protozoos, que son sumamente pequeños y sólo se pueden ver con el microscopio tales como las amibas, mismas que se adquieren por consumir agua y alimentos contaminados con excremento de personas infectadas o portadores de ellas. Aunque suelen vivir en el intestino sin provocar enfermedades graves, también se pueden manifestar por medio de diarrea con moco y sangre, dolor al evacuar, además de síntomas generales como náusea, dolor de cabeza y abdominal intermitente, mal humor e irritabilidad, sabor a menta en la boca, malestar estomacal y fatiga.

El último tipo se denomina como helmintos o gusanos intestinales, entre los que se encuentran las lombrices, además de las llamadas solitarias y la arrocera, que se adquiere al caminar descalzo en ciertos suelos húmedos. Este parásito entra en la piel y al circular por la sangre llega al intestino donde la succiona, lo que permite desarrollarse y reproducirse; esta parasitosis puede llegar a ocasionar retraso mental y la detención del crecimiento en niños, de no ser tratada a tiempo.

Los parásitos oxiuros o arroceras, llamados de esta manera porque parecen granos de arroz, viven en el intestino grueso y actúan en la noche depositando huevos en el ano del huésped, lo que ocasiona gran comezón. Los infectados con este parasito suelen rechinar los dientes, sufren de dolor abdominal, insomnio y mal humo. La infección se transmite por medio de ropa contaminada o por tener malos hábitos de higiene.

Las  taenias, comúnmente llamadas tenias, son lombrices planas que llegan a medir nueve metros de longitud y vivir hasta 25 años. Éstas se transmiten al ingerir carne contaminada, ya sea de res o de cerdo, con los huevecillos o por las manos sucias con los huevos de la tenia. Llegan al intestino donde al desarrollarse pueden dirigirse al cerebro, corazón, ojos o músculos y provocar grandes enfermedades e incluso la muerte. Los síntomas son dolor abdominal crónico recurrente, calambres abdominales, insomnio, falta de apetito, pérdida de peso y trastornos digestivos. Se le conoce como solitaria porque casi siempre se encuentra sólo un parasito en el intestino.

Para prevenir adecuadamente la infección y alojamiento de estos parásitos en el sistema intestinal, se recomienda tomar actitudes de higiene rigurosa en los cuales se señalan las siguientes: evitar consumir alimentos de dudosa preparación, el lavado de las manos antes de comer, preparar los alimentos y después de ir al baño; así como la desinfección de frutas y verduras.

En el caso de las carnes, principalmente la de cerdo, se deben cocer o freír bien, es necesario hervir el agua o clorarla, evitar caminar descalzo en climas cálidos y lugares húmedos como el nuestro; así como lavar adecuadamente el sanitario, no llevarse la manos sucias a la boca, además de lavar adecuadamente ropa y sabanas de uso habitual para evitar que la infección se propague a más personas.

Si el paciente detecta que padece de la intromisión de parásitos por medio de alguna evacuación o por síntomas como la diarrea, es necesario que se mantenga hidratado todo el tiempo y que acuda al médico para poner en práctica las medidas que recomiende.- (Comunicado No. 115-14)

Etiquetas:, , ,