Portada » Salud »

Alertan por problemas en vista por exposición a tecnología

CANCÚN(Notimex).- El director de Médica Mérida en esta ciudad, Izamel Abraham Sánchez Pérez, estimó que las consecuencias de la exposición en exceso de los jóvenes ante aparatos electrónicos como computadoras, teléfonos móviles y videos se empezarán a ver en cinco años.

Ello, dijo, cuando despunte la detección de enfermedades de la vista como ‘cataratas’, consideradas propias de la tercera edad pero no en la juventud.

‘Estamos esperando que en ocho o 10 años empiecen a presentarse en los jóvenes enfermedades que ahora no son propias de su edad y que antes no veíamos en pacientes de su edad’, agregó.

Asimismo, reportó que ahora es más frecuente atender a pacientes jóvenes con problemas de colitis, estrés, ansiedad, problemas auditivos y de los ojos, que se suman a los de hipertensión y obesidad.

En contraste con los avances de la ciencia que encuentra mejoras para atender y enfrentarse a las enfermedades, en el caso de las nuevas generaciones, se presentan a más temprana edad por los hábitos de salud y vida inadecuados.

‘En realidad la juventud no tiene cuidado con su vida, al contrario, cree que para todo hay un cura o que los males se pueden atender’, lamentó.

Sánchez Pérez expuso que en este momento los niños y jóvenes además de que usan todo el día celular, ocupan la computadora u otros dispositivos móviles, así como videojuegos. Lo hacen hasta de noche y con poca o nula iluminación, afectando así la vista.

‘Ahora no se refleja en las cifras oficiales del sector salud porque la tecnología se empezó a usar con mayor intensidad desde hace cinco años, pero en unos cinco años más la frecuencia de casos de cataratas y problemas visuales repuntará’, alertó.

En conferencia de prensa que ofreció para dar a conocer la campaña ‘Volver a ver esos momentos’, recalcó que ‘estamos hablando de la vista, uno de los sentidos muy importantes para vivir y que cuando se pierde afecta el entorno familiar’.

El objeto del programa ‘Volver a ver’ es ayudar a personas de bajos recursos que padecen ‘cataratas’, enfermedad considerada como la segunda causa de ceguera en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).




Volver arriba