Toman campesinos alcaldía de Holbox

Zafarrancho con policías estatales por una asamblea

CANCÚN (El Universal).- Doscientos ejidatarios tomaron la alcaldía de Holbox la tarde de ayer, en protesta por el supuesto despojo de sus derechos ejidales sobre la isla, donde un grupo de empresarios yucatecos busca desarrollar un megacomplejo turístico que incluye villas, campos de golf, helipuertos y zonas comerciales denominado “La Ensenada”.

Los ejidatarios se apoderaron de las oficinas y advirtieron que no las abandonarían sino hasta que el alcalde de Lázaro Cárdenas, Luciano Simá, se presentara para respaldarlos.

“Esta es una medida de presión”, explicaron algunos ejidatarios, quienes atribuyeron la ausencia del alcalde de Holbox, José Manuel Pérez Moguel, a su participación en los festejos del Día de la Marina.

La toma de la alcaldía ocurrió luego que policías estatales, comandados por el general Bibiano Villa, lanzaran gases lacrimógenos y piedras contra más de 500 ejidatarios que participaban en una concentración pacífica que buscaba impedir la asamblea ejidal en la que se concretaría el supuesto fraude.

Los inconformes, quienes heredaron los terrenos de sus padres o abuelos, aseguran que el fraude comenzó a tejerse hace más de cinco años, con la compra de terrenos costeros por $5 millones cada uno.

Los ejidatarios recordaron que poco a poco fueron presionados a firmar una serie de documentos sin que les fuera permitido leerlos bajo la asesoría de un abogado. En esos papeles no sólo dieron su aval para la compra-venta de 116 lotes, por cinco millones de pesos cada uno, sino que también -sin saberlo- cedieron sus derechos ejidales en el resto de la isla, lo que implica que los empresarios yucatecos beneficiados serían ahora los nuevos dueños de Holbox.

La semana pasada fue convocada para ayer una asamblea para dividir el ejido de la isla en cuatro, a favor de los empresarios yucatecos, quienes se asumen como nuevos ejidatarios y propietarios de Holbox.

La reunión sería en un restaurante de Kantunilkín, localidad del mismo municipio, y no en la casa ejidal de Holbox, como mandan los procedimientos ejidales, indicó el comisario ejidal, Nirvardo Mena Villanueva.

En la madrugada, 800 ejidatarios cruzaron de Holbox a Kantunilkín para impedir dicha asamblea, pero se toparon con que estaba sitiado por policías que bloquearon el acceso al restaurante por los dos extremos de la calle.

Los ejidatarios llevaron un volquete para impedir el paso de camiones en donde presumían que llegarían los empresarios yucatecos, y bajo la lluvia se mantuvieron frente a los agentes, en orden y pacíficamente, solicitándoles ingresar a la asamblea mientras ésta -sin saberlo ellos- se realizaba en otro sitio con los empresarios.

A las puertas del restaurante llegaron también ejidatarios de San Ángel, Solferino, Chiquilá y Kantunilkín. Pasado el mediodía, una camioneta blanca avanzó sobre los ejidatarios, prácticamente atropellando a uno de 68 años, que terminó en el hospital. Había también niños y embarazadas. Los ejidatarios se abalanzaron sobre la camioneta y la policía respondió aventándoles rocas y gases lacrimógenos.

La división de Holbox se concretó en la asamblea realizada en otro lugar y ahora los empresarios pueden pedir el desalojo de los ejidatarios originales e incluso expulsarles de sus casas, porque muchas de sus viviendas están a nombre del ejido. Sin embargo, Mena Villanueva aseguró que dicha asamblea es ilegal, porque no puede celebrarse en un sitio diferente al que se indica en la convocatoria, lo cual harán valer ante las autoridades y acusó al Registro Agrario y la Procuraduría Agraria de prestarse al fraude.




Volver arriba