Parque Ecoturístico Punta Sur protege la belleza natural de Cozumel

Parque Ecoturístico Punta Sur protege la belleza natural de Cozumel

COZUMEL, Quintana Roo (Notimex).- Playa, selva, mangles y humedales convergen en un mismo espacio; el Parque Ecoturístico Punta Sur de Cozumel, que desde hace 25 años se ha encargado de conservar estos variados ecosistemas.

Diversas aves como el flamenco, la garza y el águila acuática, así como cocodrilos, tortugas marinas e iguanas, pueden ser apreciados en este espacio de mil 130 hectáreas, donde especialistas, comunidad y turistas disfrutan de la belleza natural de esta isla.

En entrevista con Notimex, su director, José de Jesús Benavides, aseguró que este espacio, administrado por la Fundación de Parques y Museos de Cozumel, destaca por albergar un complejo lagunal que se divide en tres vasos; X´tacún, Chunchacab y la laguna Colombia.

“Cada una tiene sus características, la primera tiene menos salinidad, porque hay un aporte del manto freático de agua dulce, y en Colombia, hay un aporte directo de agua marina”, detalló.

Dicha mezcla de agua salada y dulce permite que transiten diversas especies, que en la parte lagunal y en arrecife de coral tienen a sus crías, las cuales, al alcanzar cierta talla regresan al mar.

“Gracias a la salud de ecosistema lagunal de Punta Sur se desarrollan también de forma óptima los arrecifes en la porción occidental de Cozumel”, agregó.

De acuerdo con el director de Conservación Ambiental, Héctor González Cortés, es justamente en este complejo, donde habitan 200 cocodrilos, que han sido marcados, por lo que ‘se cree que hay por lo menos el doble, sino es que más’.

El registro de estos depredadores, abundó, inició en el 2000 con pocos ejemplares, mientras que en 2003 ya se contaba con 100 animales marcados.

Una acción que responde a la importancia de conservar esta especie, les regular la salud de los ecosistemas pues ayuda a que no crezcan las poblaciones de animales herbívoros y diversas aves, como algunos tipos garzas.

Otra de las acciones de conservación es permitir la visita de investigadores de diversas partes del país, quienes realizan estudios, que van desde la genética hasta la ecología.

“Entonces nos dan herramientas para que, en un futuro, si tenemos que tomar acciones o estrategias para la conservación, sea con base en esta información que generan los especialistas”, agregó González Cortés.

Los visitantes, con su admisión general de 18 dólares, pueden recorrer este majestuoso lugar, a través de un viaje en lancha en el que también se observan las cuatro especies de mangle de Cozumel; el rojo, negro, blanco y el botoncillo.

Para iniciar con dicha aventura por los manglares, el camino que dirige a los turistas a la zona lagunal ha sido transformado en un pasillo de interpretación ambiental, integrado por imágenes y textos sobre las acciones de conservación que realiza la fundación, en especial con la comunidad.

“Queremos que la gente conozca esa información, como por ejemplo de la riqueza de peces que se hallan dentro del manglar y la laguna, y de las especies que habitan este lugar, como el cocodrilo, y los programas para conservarlos’, destacó el también biólogo

Otros de los animales que protege este espacio son la tortuga caguama y la verde, a través de la observación y liberación de estas especies marinas, actividades que se realizan en las nueve hectáreas de playa que tiene el parque, lo cual es posible gracias a que desde 2009 se cuenta con la autorización de la dirección general de vida silvestre.

“Una de las principales acciones que hemos realizado es involucrar a la población, especialmente a niños y jóvenes, lo que nos garantiza que el trabajo que hacemos en un futuro seguirá”, mencionó a Notimex González Cortés.

Orgullos de los logros que han cosechado a lo largo de 25 años, el responsable de la conservación del lugar compartió que en este trayecto se han encontrado con mucho trabajo, pues no ha sido fácil cambiar la mentalidad de la gente adulta.

“Anteriormente, la gente venía a las playas en busca de tortuga marina para su alimentación, ahora los niños les dicen que es una especie protegida y que no se la deben comer, y los papás, al ver que sus hijos les dicen eso, entienden que están dando un mal ejemplo y dejan de hacerlo”, mencionó.

En esta playa, donde se pueden liberar tortugas, el visitante encuentra un letrero en el que se muestra la dirección de las islas cercanas y las distancias que hay entre éstas, así como el Museo de la Navegación que acaba de reabrir sus puertas tras una exitosa remodelación.

Si bien el parque ofrece diversas actividades turísticas: “tratamos de manejarlo lo mejor posible para que no afecte la parte natural del lugar y eso ha hecho que mantengamos en buen estado la que nosotros consideramos es la playa más bonita de la zona”.

Otro de los atractivos de este parque ecoturístico es el faro, que desde hace poco tiempo cuenta con un sistema de celdas solares, pues antes empleaba una planta de gasolina, “el faro no trabaja con la misma intensidad pero sí logramos un ahorro de dinero y de contaminación”.

Los visitantes se encuentran con diversas especies de aves, “principalmente acuáticas, porque el complejo son humedales, algunas son residentes y otras migratorias; en invierno se dejan ver muchas aves que vienen del norte de América y todo el año se pueden ver las que se conocen como espátulas rosadas, garzas blancas, rojizas y picos de canoa, así como fragatas y águilas pescadoras”.

Es gracias a esta diversidad, que este sitio ha sido de gran interés para especialistas, quienes encuentran un gran número de aves y de especies endémicas, “vienen a buscar todas esas aves que para ellos son muy importantes”.

Así, especialistas, comunidad y turistas conviven en el Parque Ecoturístico Punta Sur, cuyo principal objetivo es preservar la belleza natural de este paradisiaco lugar.




Volver arriba