Presbítero Fernando Jesús Castro Andrade

1 / 2


Una de las fotografías más recientes del padre Fernando Castro Andrade, el 4 de noviembre, cuando asistió con otros sacerdotes a la celebración del cumpleaños del arzobispo Emilio Carlos Berlie Belaunzarán. Según comentó ayer el arzobispo Jorge Carlos Patrón Wong (en medio), ese día se le vio "muy platicador y en paz. Nadie imaginó su regreso tan rápido a la casa del Padre". También están en la foto los padres Alejandro Aguayo Escalante, Luis Avilés Aguilar, Raúl Cardós Fernández y Edwin Beltrán Pereira


Después de prolongada dolencia y a los 80 años de edad, ayer al mediodía se desligó de la vida en la clínica Star Médica de esta ciudad, donde estaba internado desde hace varios días, el presbítero yucateco Fernando Jesús Castro Andrade.

El mayor de los tres hijos del matrimonio que formaron los señores Fernando Castro Villanueva y María del Rosario Andrade Medina, nació en Valladolid, Yucatán, el 23 de junio de 1933. Los otros dos hermanos fueron José Enrique, quien falleció hace tres años, y Blas Francisco.

En los últimos años el Padre Castro, como era conocido entre los sacerdotes y fieles de las distintas parroquias donde desempeñó su ministerio sacerdotal, trabajó en la zona del oriente de Mérida, donde impulsó el crecimiento de los grupos apostólicos y cultivó la amistad con cientos de feligreses. Su última encomienda fue la Rectoría de la iglesia de Santa Isabel, en el fraccionamiento Mulchechén.

El inicio de su carrera sacerdotal fue a los 16 años de edad, cuando en septiembre de 1949 entra al Seminario Conciliar de San Ildefonso y Nuestra Señora del Rosario. Luego de cursar todas las etapas de su formación sacerdotal, fue ordenado presbítero el 11 de junio de 1960 por el excelentísimo arzobispo don Fernando Ruiz Solórzano, en la parroquia de San Servacio, Valladolid.

Durante los cincuenta y tres años de labor pastoral, fue vicario cooperador de la parroquia de Santiago Apóstol en Mérida (1960-1963); asesor del Colegio Central (1963-1966); vicario cooperador de la parroquia del perpetuo Socorro, Itzimná (1966-1967); párroco de Santa Clara, en Cenotillo (1967-1970); párroco de Nuestra Señora de Guadalupe, Tizimín (1970-1978); director espiritual del Seminario Menor (1978-1985); director espiritual del Curso Propedéutico en el Seminario (1985-1987), párroco de San Antonio de Padua, en el fraccionamiento Reparto las Granjas (1987-2000); rector de la iglesia del Espíritu Santo en el fraccionamiento Jardines de Mérida (2000-2009); rector de la Iglesia de Santa Isabel, desde el año 2009 hasta el día de su fallecimiento.

Pese a las condiciones físicas que le impuso una enfermedad ósea, fue un incansable emprendedor de proyectos pastorales, educador de generaciones de laicos, entre los cuales sobresale el grupo juvenil Comunicación con Cristo (C-3); fue inspirador de vocaciones sacerdotales y formador de seminaristas y, sobre todo, ejemplo de perseverancia ante la adversidad.

La Arquidiócesis de Yucatán ha dispuesto que el cuerpo del padre Castro sea velado en la iglesia de Santa Isabel en Mulchechén. En esa misma capilla, el arzobispo Emilio Carlos Berlie Belaunzarán presidirá la misa de cuerpo presente hoy domingo, a las 12 del día, después de la cual será trasladado al Cementerio General, para ser sepultado en el mausoleo del clero.

Además de su hermano Blas Francisco, le sobreviven su hermana política Argelia del Pilar Aguilar Peniche, sobrinos y demás familiares, quienes están recibiendo las condolencias de las personas de su amistad.




Volver arriba