Policía en corto

Luis Felipe Torres Uc, , anciano y discapacitado, acusado de dañar un automóvil

A falta de silla de ruedas, en una carretilla de carga trasladan a un anciano en el reclusorio meridano, quien fue detenido por chocar cuando manejaba un mototaxi. Funcionarios del Juzgado 6o. Penal recibieron la fianza a favor de Luis Felipe Torres Uc, acusado de causar daño a un automóvil propiedad de Jorge Orozco Tapia. Sin embargo, en vez de llamarlo a la rejilla metálica de ese juzgado, acudieron a uno de la planta baja, al 7o. El motivo se explicó por sí mismo: el detenido, anciano y discapacitado, no puede caminar. Todos esperaron que llegara en una silla de ruedas, en muletas o algún otro medio. La sorpresa fue cuando el inculpado llegó en una carretilla metálica para carga. Con mucha dificultad, Torres Uc se incorporó, se acercó a la ventanilla y se le informó que estaba formalmente preso por el choque que propició; al mismo tiempo, que estaba libre porque sus parientes pagaron una fianza. Con signos que denotan la incapacidad, el inculpado firmó y con la cabeza decía que entendía lo que le informaban. Después de la notificación giró levemente, lo ayudó un interno a acostarse en la carretilla y fue llevado a otra área del Cereso meriano.-

Pedro Pablo Aké Pool, de 38 años, recibió fuerte descarga eléctrica en ambos brazos cuando laboraba en una instalación en Tixpéual. Carmen Herrera Chim, esposa del lesionado, dijo que ambos tienen su domicilio en Motul y que su cónyuge laboraba para la CFE cuando se accidentó. La descarga la recibió Aké Pool en ambos brazos, sufrió quemaduras en el 15% del cuerpo y se espera que haya secuelas pendientes de valorar. El herido fue llevado al Centro Médico del IMSS de esta ciudad. A ese mismo hospital ingresó Paula Sansores Castillo, de 88 años, quien el jueves perdió el equilibrio, cayó y golpeó la cabeza. Por otro lado, el hospital O’Horán informó el ingreso y fallecimiento de Hernán Jesús Pérez Aguilar, de 73 años, quien fue atendido por paramédicos al sufrir un infarto en el pasaje Emilio Seijo, del Centro. El anciano llegó al hospital, estaba recibiendo las atenciones médicas, pero falleció. Margarita Ávila Chan, esposa del occiso, relató que el infarto fue el viernes y su esposo salió de su casa ubicada en la Mercedes Barrera para realizar unas diligencias. En otro orden, en la calle 21-A entre 54 y 56 del fraccionamiento Luis Echeverría falleció Fernando Chac Pereira, de 64 años, también por un infarto.-

Por “insuficiencia probatoria”, el sexagenario José Ariel Sauri Canché fue liberado de los cargos de abuso sexual y corrupción de menores. Acusado por la SSP y la Fiscalía General, el inculpado negó haber cometido los delitos contra una “nieta” suya. Detenido el lunes de la semana pasada, en el fraccionamiento Del Parque, el anciano expresó que no cometió los delitos contra la menor y si los agentes lo vieron con la ropa desarreglada era porque iba a orinar. El relato de la menor, de ocho años, tampoco refleja un acto lascivo, se indicó en el acuerdo del Juzgado 1o. Penal con el que se ordenó la libertad por falta de pruebas para juzgar. La corrupción de menores tampoco se habría cometido, es decir, que se hubiera fomentado una inadecuada conducta de la niña.-

Agentes de la Fiscalía General detuvieron a Juan Diego Burgos Quintal, de 48 años, por varios delitos sexuales que le atribuye una hija suya. Los cargos son violación, violación equiparada, abuso sexual y corrupción de menores. Excepto el abuso sexual, los demás ilícitos impiden la libertad bajo fianza. La menor relató que desde que tenía ocho años su padre abusaba de ella, pero la amenazaba si relataba lo ocurrido. Con el paso de los años la menor discutió con su progenitor y a gritos dijo que se iba de su casa y expresó los motivos. Sus hermanos y madre intervinieron y se denunciaron los hechos. La orden de detención fue girada por el Juzgado 4o. Penal y la aprehensión en la calle 59 entre 114 y 116 de la Bojórquez.-




Volver arriba