Tunkul político: ¿Qué pasa en Yucatán? Violación de derechos y pánico por balacera

Reproduzca aquí: tunkul #39

Por Sac-Nicté

¡Hola amables lectores! Semana de puente y noticias preocupantes la que vamos terminando. Los Tunkules Amigos nos hicieron llegar sus acostumbrados mensajes, por lo que sin más preámbulos, pasamos de una buena vez ¡A darle!

A ver, a ver ¿Qué está pasando en Yucatán? Primero, un notario en funciones, detenido, encarcelado, sus derechos humanos flagrantemente violados en el municipio de Kaua; después, a pocos kilómetros de ese lugar, cunde el pánico por presunta balacera con resultados de muertos y heridos graves en el municipio de Yaxcabá; movilización policiaca, especulaciones, rumores y tensión social. ¡Pa´su mecha!

En el primer caso, resulta verdaderamente indignante el ataque perpetrado en contra del notario público Anastasio Manzanilla, que acudió al palacio municipal de Kaua a dar fe de hechos de un trámite administrativo y como al parecer, su trabajo disgustó a los gorilitas que desgobiernan ese municipio, raudos y veloces los policías del lugar, lo empujaron, golpearon, encarcelaron y despojaron de sus vestimentas, sin ningún argumento jurídico.

Esa es la triste realidad que se vive en Yucatán, donde la indefensión ciudadana ante los abusos de las denominadas “autoridades”, es cosa de todos los días, y lo más preocupante del caso es la confirmación de la prevalencia de una absoluta impunidad para quienes se encuentran encaramados en el ejercicio del poder público.

Claro que sin duda alguna, van a “despedir” a un policía municipal argumentando que se le pasó la mano y que carece de una adecuada formación, como si los ciudadanos no supiéramos que en ese tipo de acciones las órdenes las dan los jefes ¿Qué no?

En fin, hay que esperar que rumbo tomará este asunto, con qué declaración oficial nos van a salir las autoridades y que acciones emprenderán los Colegios de Abogados y Notarios ante la agresión a uno de sus miembros. Si eso le hacen a un fedatario público en funciones ¿Qué podemos esperar los ciudadanos? Vamos a ver, dijo un ciego…

Llegó el domingo y a medio día corrió como reguero de pólvora la noticia de una balacera en la comunidad de Libre Unión del municipio de Yaxcabá. Hasta el momento de escribir este intento de columna, no hay versión oficial del acontecimiento; se habla de dos agentes de la llamada policía coordinada heridos y uno muerto; los Tunkules han recibido la versión de un fallecido en el otro bando, sin que nadie aclare de quienes se trata, es decir, con quienes y porqué fue el enfrentamiento a balazos. ¡Guay!

La memoria de los Tunkules se puso a funcionar de inmediato, recordando el avionetazo en Tixkokob, los policías ejecutados, los doce cuerpos decapitados que aparecieron en Mérida y Buctzotz, la noche de terror que se vivió el siguiente sábado en la ciudad capital, la quitadera de polarizados y la proliferación de retenes policiacos con la consiguiente violación al derecho de libre tránsito durante el pasado quinquenio del horror.

Los Tunkules desean fervientemente que los dos acontecimientos sean únicamente hechos aislados y que el Halach Uinic yucateco tenga los pantalones lo suficientemente fajados para garantizar la seguridad y el respeto a los derechos de todos y cada uno de los habitantes de la entidad. Queda claro que no basta llegar puntual a los eventos y nadar de muertito en las procelosas aguas de la política, para llevar a cabo un buen gobierno.

¡Híjole! Hasta parece que 14 meses son el tiempo marcado por las fuerzas oscuras para poner a prueba a las administraciones públicas, o hacer los ajustes de cuentas y pases de facturas que consideren necesarios. ¡Vaya usted a saber!

Y como los mensajes, correos y llamadas telefónicas no dejan de llegar, mejor aquí le paramos. Manténgase pendiente de los acontecimientos, infórmese bien y por favor no olvide que ¡Nos leemos a la próxima! Mérida, Yucatán, a 6 de mayo de 2014.




Volver arriba