Un problema que parece no tener fin en Mérida

 

 

El caso de las rejillas en mal estado que se encuentran en numerosas calles de Mérida parece de nunca acabar, pues aún cuando están reparando algunas aparecen otras más en los cuatro puntos cardinales de la ciudad.

Esas instalaciones en mal estado representan seria amenaza no sólo para los automóviles, algunos de los cuales han caído en ellas, sino también para los peatones.

En la calle 64 con 63, en el centro de la capital yucateca, están arreglando una de ellas y unos de los trabajadores entrevistados comentó que muchas veces no son reportadas y al no haber reporte no se arreglan, y cuando se arreglan necesitan varios días para que el material “cuaje” bien y muchas veces no sucede así.— Carlos de La Cruz




Volver arriba