Musulmanes invocan la paz

1 / 19


Viajeros ocupan hasta el último resquicio de un tren para dirigirse a sus hogares, tras asistir a una reunion musulmana de tres días a las márgenes del río Turag, en Tongi, población a 20 km de la Dacca, la capital de Bangladesh. Cientos de miles de peregrinos asistieron a la cita anual, una de las mayores citas religiosas del mundo
Musulmanes de Bangladesh rezan en espera de abordar sobrecargados trenes para tratar de volver a sus hogares
Cientos de musulmanes viajan en un trasbordador luego de una reunión religiosa a orillas del río Turag
Agitando banderas y cargados de pertenencias, cientos de devotos viajan en el techo de un tren destino a su hogar
Un vendedor ofrece a viajeros paan, un preparado masticable
Miles de bangladeshies asisten al último día de una congregación islámica en las márgenes del río Turag
Miles de bangladeshies asisten al último día de una congregación islámica en las márgenes del río Turag
Una marea humana inunda la estación de trenes en la población de Tongi
Devotos viajan sentados, codo a codo, en la parte exterior de un tren
Mujeres musulmanas asisten a las oraciones finales del Biswa Ijtema, en la estación de trenes de Tongi
Hombres saltan entre trenes detenidos en la estación de Tongi.
Musulmanes se postran durante las oraciones finales del Biswa Ijtema
Desde la estación de trenes, musulmanes rezan en la oración final de su reunión de tres días
Hombres saltan entre trenes detenidos en la estación de Tongi. Según reportes, más de dos millones de musulmanes de Bangladesh y el extranjero participaron en la reunión religiosa de tres días, con oraciones a orillas del río Turag
Hombres saltan entre trenes detenidos en la estación de Tongi. Según reportes, más de dos millones de musulmanes de Bangladesh y el extranjero participaron en la reunión religiosa de tres días, con oraciones a orillas del río Turag
Jóvenes y niños abordan los trenes para volver a casa
Cientos de miles de musulmanes abarrotan la aestación de trenes de Tongi
Musulmanes ocupan hasta el último espacio disponible, dentro y fuera de los trenes
Policías de Bangladesh tratan de despejar las vías del tren, mientras miles de musulmanes bangladeshies se agolpan para abordan trenes para volver a casa.


Miles de musulmanes invocaron ayer la bendición divina para la paz y la prosperidad de la humanidad, durante la celebración de ‘Biswa Ijtema’ – la mayor congregación musulmana anual del mundo después del Hajj – que terminó en Bangladesh.

El erudito islámico indio Zobairul Hasan dirigió un mensaje final de 20 minutos , “Munajat akheri” o súplica última, que marca el final de la congregación mundial de tres días en la orilla del río Turag ,en los suburbios de Tongi.

Desafiando el frío y las restricciones de transporte, los devotos de todas las edades, incluidas las mujeres, invadieron la plaza Ijtema (recolección), a unos 20 kilómetros de la capital, según publicó en su sitio en internet el diario indio Business Standard.

El presidente Abdul Hamid se unió a las oraciones en el lugar mientras que el primer ministro Sheikh Hasina participó a través de videoconferencia mientras varios canales privados de televisión transmitían la súplica en vivo.

La presidenta del Partido Nacionalista de Bangladesh (BNP), Khaleda Zia, y el presidente del Partido Jatiya y ex presidente H.M. Ershad fueron algunos de los participantes de la congregación, que atrajo a gran cantidad de devotos musulmanes de diferentes países.

Las oraciones se realizaron después de tres días de reunión, donde miles de musulmanes procedentes de todo Bangladesh y otros países se alojaron bajo un enorme toldo en los terrenos Ijtema, un área de cinco kilómetros cuadrados a orillas del Turag.




Volver arriba