Funeral de Estado

1 / 17


Integrantes de las fuerzas armadas montan una guardia de honor al paso del féretro de Nelson Mandela, sobre una cureña, durante los funerales de Estado en Qunu, provincia de Cabo Oriental
La escolta rumbo al lugar del entierro, luego del servicio fúnebre
Miembros de la tribu zulú con vestimenta de guerra ejecutan danzas rituales en una colina frente al lugar del entierro
Miembros de la tribu zulú con vestimenta de guerra ejecutan danzas rituales en una colina frente al lugar del entierro
Miembros de la tribu zulú con vestimenta de guerra ejecutan danzas rituales en una colina frente al lugar del entierro
Miembros de la tribu zulú con vestimenta de guerra ejecutan danzas rituales en una colina frente al lugar del entierro
El ataúd de Mandela, durante la cermonia servicio funeral en una enorme carpa en el complejo de la familia en Qunu
El presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, flanquedo por la ex esposa de Mandela,, Winnie Mandela Madikizela (izquierda) y la viuda, Graca Machel, durante la ceremonia
Militares montan una guardia de honor en los minutos finales del funeral, antes del entierro
En esta imagen tomada de vídeo, militares retiran una bandera sudafricana enmarcada sobre el ataúd, antes de proceder al entierro, que a petición de la familia Mandela no fue transmitido por la televisión
Helicópteros militares portando banderas sudafricanas pasan sobre el cortejo fúnebre
La viuda de Mandela, Graca Machel, consolada por Winnie Madikizela-Mandela, ex esposa del líder sudafricano, observa la llegada del féretro con los restos de su fallecido esposo
Aviones de la fuerza aérea sudafricana sobrevuelan el lugar del entierro, en Qunu
El arzobispo anglicano Desmond Tutu (centro), durante los funerales
Las nietas de Mandela Nandi y Ndaba, luego del servicio fúnebre
La salida del féretro con los restos de Mandela, de una gran carpa donde se realizó el servicio, en dirección al cementerio
El paso del féretro sobre una cureña


Nelson Mandela fue sepultado ayer domingo en la tierra africana que tanto amó tras un funeral que incluyó una salva de 21 cañones y sobrevuelos de aviones militares. Fue el último adiós de Sudáfrica al hombre que reconcilió la nación en su momento más volátil.




Volver arriba