De dos en dos, el Zoológico de Londres cuenta a sus habitantes

1 / 10


El cuidador de zoológico Jamie Pearce inspecciona a la lechuza águila “Max” en su jaula en el zoológico de Londres. Con más de 850 especies distintas a su cuidado, los cuidadores del zoologico reciben el año con la tarea de contar a cada uno de los animales, un ejercicio obligatorio para conservar su licencia
Kumbuka, un gorila macho inspecciona la pizarra de anotaciones de su cuidador, en el zoológico de Londres
Esta imagen corresponde a otro zoológico, el de Druisburgo, en Alemania, donde una medusa de la especie Rhizostoma pulmo flota en el agua Las medusas Rhizostoma pulmo son grandes y pueden alcanzar varios kilos de peso.
Un pingüino nada tranquilamentek durante el conteo anual de especies en el zoológico de Londres
Un pingüino picotea el tablero de un cuidador
Varios pingüinos juegan frente a los cuidadores que los cuentan
Un pingüino observa al cuidador del zoológico que hace anotaciones en un portapapeoles
Una suricata inspecciona el ábaco con el que un cuidador cuenta los ejemplares de esta especie.
Una Heteropteryx dilatata, conocida como ninfa de la selva, ninfa malaya de la selva, se sostiene sobre el tablero de un cuidador del zoológico de Londres.
Kumbuka, un gorila macho inspecciona la pizarra de anotaciones de su cuidador, en el zoológico de Londres


LONDRES (AP).- Desde osos hormigueros hasta cebras, los residentes del Zoológico de Londres se someten a un conteo anual. Docenas de cuidadores -armados con portapapeles e incluso bocadillos para convencer a las criaturas más renuentes- se dieron a la tarea ayer de registrar a cada residente mamífero, ave, pez, invertebrado, reptil y anfibio como parte de un censo animal anual.
El zoo alberga a unos 19,000 animales de más de 850 especies, desde enormes gorilas de 185 kilos hasta la minúscula hormiga corta-hojas.
Las hormigas y otros insectos se cuentan en colonias, pero todos los demás se registran en forma individual.
Algunos residentes son fáciles de hallar, como Kumbuka, un de los cuatro enormes gorilas del zoológico.
En otros casos se requiere paciencia y astucia. El personal tiene que ser rápido para registrar a todos los peces que como flechas pasan entre las rocas y el coral.
“Los animales sociales, como ardillas, monos y suricatas, pueden dar problemas, porque se mueven alrededor con rapidez y es fácil confundirlos y contarlos dos veces”. afirma el gerente del establecimiento, Mark Habben.
“Casi siempre con comida logramos que se mantengan quietos”.
El conteo anual es un ejercicio obligatorio para que los zoológicos conserven su licencia, de acuerdo con las leyes británicas.
La información se vierte en una base de datos internacional y se emplea para planear el manejo del zoológico y los programas de cría de especies en peligro de extinción.
Se espera que el conteo total dure 10 dáis




Volver arriba