“El dueño del charco”

 

 

 

 

Un kau que habita en la Plaza Grande de Mérida se apropió por unos minutos de un charco para bañarse, comer y divertirse




Volver arriba