Zedillo sigue inmune

Desestiman una querella por las muertes de Acteal

El ex presidente Ernesto Zedillo, denunciado por el caso de Acteal

HARTFORD, Connecticut (AP).- Una corte federal ratificó ayer la desestimación de una demanda que alegaba que el ex presidente mexicano Ernesto Zedillo era parcialmente responsable y encubrió la masacre de Acteal, Chiapas, perpetrada en 1997.

Tres jueces de la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito en Nueva York rechazaron la apelación de 10 personas que demandaron a Zedillo por 50 millones de dólares en 2011. La Corte dijo que Zedillo, como ex jefe de estado, posee inmunidad. Michael Shea, un juez de Connecticut desestimó la demanda en julio argumentando que el ex presidente era inmune a las demandas por haber sido jefe de estado.

Los demandantes, a quienes no se identificó, dicen que sobrevivieron a la matanza de 45 personas en Acteal.

Zedillo fue presidente de México de 1994 a 2000. La demanda llegó a Connecticut, donde es profesor en la Universidad de Yale.

El ex mandatario ha dicho que las acusaciones en su contra son difamatorias y no tienen sustento, y que el Departamento de Estado norteamericano ha respaldado su aseveración de inocencia.

Los demandantes consideran que Shea desestimó inapropiadamente su demanda, sin darles oportunidad de enmendarla.

“Las acusaciones adicionales que los demandantes desean presentar (que Zedillo estuvo personalmente involucrado en la masacre y que la solicitud de inmunidad del embajador mexicano era inválida) no anulan la inmunidad”, determinó la Corte de apelaciones.

No se sabe si los demandantes tratarán de apelar ante la Corte Suprema de Estados Unidos. El abogado Roger Kobert no quiso comentar sobre el fallo del jueves.

“Estamos evaluando nuestras opciones en este momento”, señaló.Jonathan Freiman, abogado de Zedillo, dijo que la corte federal de apelaciones tomó la decisión correcta. “Estamos agradecidos de que esta demanda sin fundamentos fuese desestimada”.La masacre fue el hecho de violencia más grave registrado en el conflicto que comenzó con el levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional al iniciar 1994 para demandar más derechos para los indígenas de Chiapas. Mientras estaban reunidos para orar, paramilitares supuestamente aliados con el gobierno entraron en Acteal y atacaron a activistas católicos que simpatizaban con los zapatistas. Los atacantes, que permanecieron en la aldea durante horas, mataron a 45 personas, incluyendo menores de hasta dos meses de edad.Después de la masacre, Zedillo denunció a los agresores y pidió al gobierno federal y autoridades de derechos humanos investigar los hechos.La demanda señala que el gobierno zedillista finalizó las pláticas de paz con los zapatistas y lanzó un plan para armar y entrenar a milicias locales para combatirlos. También acusa que el ex presidente estaba al tanto de las acciones en Acteal y las encubrió, y violó leyes internacionales de derechos humanos establecidos en la Convención de Ginebra, así como otras leyes.El abogado de los demandantes argumentó que el Departamento de Estado basó su recomendación de inmunidad en una carta ilegítima y no autorizada del embajador mexicano a Estados Unidos. Kobert señaló que un tribunal en México declaró nula la misiva, ya que el diplomático no tenía autorización para solicitar inmunidad para Zedillo.Después, una corte mexicana de apelaciones anuló ese fallo, pero Kobert dijo que fue por un tecnicismo y no porque la carta del embajador fuese legal.




Volver arriba