Un macabro hallazgo

Un macabro hallazgo

Arrojan una bolsa con cuatro cabezas frente a un templo

Militares custodian el sitio donde fueron arrojadas unas bolsas con cuatro cabezas humanas, en Zacán, Michoacán, frente a una iglesia

MORELIA (EFE).- Las autoridades mexicanas hallaron ayer las cabezas de cuatro hombres en una zona donde se realizan excavaciones en busca de fosas clandestinas, informó la Procuraduría General de Justicia del Estado

Las cabezas, colocadas en bolsas de plástico y un costal de yute, fueron abandonadas cerca de un templo católico de la comunidad purépecha de Zacán, en el municipio de Los Reyes, precisó la Procuraduría de Justicia.

Apenas el lunes fueron halladas las cabezas de dos hombres junto con un mensaje de una organización del crimen organizado en el poblado de Antúnez.

Un grupo de policías ministeriales realizaba ayer excavaciones en dos predios ubicados entre los municipios de Los Reyes y Tingüindín, donde se sospecha que hay dos fosas clandestinas con al menos 24 cadáveres.

Estanislao Beltrán, uno de los líderes de los grupos de civiles que tomaron las armas para combatir al cártel de “Los Caballeros Templarios”, dijo que las autoridades comenzaron la búsqueda a partir del testimonio de un sicario identificado como “El Marino”, presunto responsable de las inhumaciones.

“El Marino”, capturado tras un enfrentamiento a balazos en Los Reyes entre “Los Caballeros Templarios” y los autodefensas, declaró que en una fosa habría restos calcinados de 19 víctimas de los narcotraficantes y en la otra, cinco personas más.

Los policías federales detuvieron anteayer en Apatzingán a Jesús Sánchez, alias “Chucho el descuartizador” y presunto miembro del cártel, quien se encargaba de desaparecer a las víctimas.

“Los Caballeros Templarios” surgieron en 2011 como una escisión del cártel de “La Familia Michoacana” y es señalada como la responsable de la producción de drogas naturales y sintéticas que luego exporta a Estados Unidos, pero también se dedica a delitos como la extorsión, el secuestro y el homicidio.Ante deterioro de la situación y el vacío de autoridad, grupos civiles tomaron las armas en el último año para hacer frente a dicha organización criminal y poco a poco se han extendido hasta operar ya en 22 de los 113 municipios del estado.La expansión de las autodefensas y los enfrentamientos con los templarios llevaron al gobierno mexicano a lanzar hace tres semanas un vasto operativo militar que ya permitió la captura de Dionisio Loya Plancarte, alias “El Tío”, uno de los principales líderes de la banda.

Las cabezas fueron identificadas como pertenecientes a hombres: Bulmaro Herrera Rincón, de 50 años, y los hermanos Alejandro y Noé Álvarez González, de 21 y 23 años, respectivamente. Uno de los decapitados aún no había sido identificado, y los cuerpos de los mismos no han sido localizados.

En Tingüindín, a unos 45 kilómetros de Zacán, fuerzas de seguridad encontraron anteanoche una fosa donde habían sido enterrados cuerpos. Un funcionario dijo que aún se realizan excavaciones para conocer cuántos cadáveres podrían hallar ahí.




Volver arriba