Un año de cumbres

Líderes de América del Norte, reunidos mañana en Toluca

Un trabajador de Toluca durante las labores previas de seguridad con motivo de la Cumbre de América del Norte que comienza mañana

MÉXICO (EFE).- La cumbre de América del Norte, que comienza mañana miércoles en Toluca, Estado de México, permitirá a sus líderes pasar la página respecto al tratado de libre comercio que une a la región desde 1994 y apostar a favor del Acuerdo Transpacífico o TPP.

El Tratado de Libre Comercio en América del Norte (Tlcan) recién cumplió veinte años de existencia. En su origen, fue pionero en el continente en los esfuerzos en favor de la integración regional, pero ahora nadie parece interesado en actualizarlo y modernizarlo.

La cumbre de Toluca será la primera del presidente Enrique Peña Nieto como anfitrión desde que asumió el poder en diciembre de 2012.

El mandatario mexicano se reunirá con el primer ministro de Canadá, Stephen Harper, y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

El objetivo del cónclave trilateral es cerrar acuerdos que permitan relanzar la región 20 años después de la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio en América del Norte (Tlcan).

Esa cumbre marcará el inicio de un año en el que México será sede de varios encuentros regionales de jefes de Estado y de Gobierno.

A la cita de Toluca seguirán las cumbres de la Asociación de Estados del Caribe, que este año cumple su vigésimo aniversario, y entre México y la Comunidad del Caribe (Caricom), a celebrarse en abril próximo en Mérida.

En junio tocará turno a los gobernantes de la Alianza del Pacífico, integrada por Colombia, Chile, México y Perú, quienes se reunirán en Punta Mita, Nayarit.

México también será sede del cónclave del mecanismo de diálogo y concertación de Tuxtla, integrado por los países centroamericanos, Colombia y República Dominicana y cuyos orígenes se remontan a 1991.

Por último, el año cerrará con la Cumbre Iberoamericana, que se llevará al cabo a principios de diciembre en el puerto de Veracruz con la participación de los dirigentes de América Latina, España y Portugal.

A partir de dicha cita, la número 23 desde la celebrada en 1991 en Guadalajara, las cumbres iberoamericanas tendrán una periodicidad bienal, a fin de intercalarlas en los años impares con las euro-latinoamericanas.Desde que asumió el poder, Peña Nieto ha participado en varias cumbres, entre ellas la del G20 celebrada en Rusia en septiembre pasado, la de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) a finales de enero en Cuba y la de la Alianza del Pacífico en Cartagena apenas la semana pasada.Sin embargo, en sus intervenciones en el exterior el político del PRI se ha limitado a explicar las reformas estructurales que impulsó en su primer año de mandato, la mayoría con el apoyo de los dos principales partidos de la oposición.Al día siguiente de asumir la Presidencia, Peña Nieto suscribió con el PAN y el PRI el Pacto por México, en el que se comprometían a impulsar una serie de cambios en el marco jurídico del país.El acuerdo permitió a las tres principales fuerzas políticas del país sacar adelante una batería de reformas clave en sectores como el educativo, el financiero, el fiscal y el de telecomunicaciones.Los resultados de las reformas promulgadas tardarán en llegar, entre otras cosas porque aún están pendiente de aprobación de las leyes reglamentarias, y Peña Nieto tendrá que mostrar como anfitrión su habilidad para sellar acuerdos con sus múltiples socios más allá de la retórica.

El presidente prometió relanzar la imagen de México en el exterior, muy golpeada por la ola de violencia vinculada al crimen organizado que ha dejado miles de muertos en el país, y recuperar su liderazgo en la región.

Pero en opinión de expertos, en la práctica su política exterior está supeditada a su estrategia comercial, que busca mayor presencia en Norteamérica, diversificar exportaciones a Asia-Pacífico y actualizar el acuerdo con la Unión Europea.

México tiene suscritos tratados de libre comercio que le dan acceso preferencial a 45 naciones y a más de 1.100 millones de consumidores potenciales, y actualmente negocia con otros 11 países el Acuerdo de Asociación Transpacífico, un TLC con Panamá y se dispone a trabajar con Turquía para la firma de pacto comercial.La apuesta actual es el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés), al que quieren incorporarse formalmente Canadá, Estados Unidos y México, en unas negociaciones abiertas que se pueden cerrar en el primer semestre de este año.Lo han dejado claro los Gobiernos de la región, dando a entender que, en la cumbre del miércoles en la ciudad central de Toluca, no hay planes para revisar ese viejo tratado.”El TLCAN en sí no era perfecto”, dijo en una reciente visita a México la secretaria de Comercio de EEUU, Penny Pritzker. “Hoy tenemos la oportunidad de modernizar el TLCAN a través del TPP”, agregó la alta funcionaria.Lo había dicho también el secretario estadounidense de Estado, John Kerry- el TPP será “un componente crítico para avanzar hacia una nueva fase post-NAFTA”, en referencia a las siglas en inglés del TLCAN.”No creemos que sea necesario reabrir NAFTA en sí para conseguir lo que queremos conseguir”, indicó Kerry.Y también están de acuerdo las autoridades mexicanas- el TPP “actualizará de forma automática” el TLCAN, afirmó el secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, por lo que no cabe revisar el tratado firmado hace dos décadas por los tres países.Con esas posturas iniciales, da la impresión de que la suerte del TLCAN está echada, a pesar de las ventajas que ha aportado a la economía mexicana y de que, aun con imperfecciones, algunos apuestan a que debe seguir vigente.El TLCAN “no está extinto, está viejo, quizás sí necesita un poco de botox, por decirlo de alguna manera”, dijo a Efe la profesora e investigadora de Estudios Internacionales de la Universidad Iberoamericana, Pia Taracena.”Hay cosas que no han funcionado bien, pero el TLCAN sí ha representado un incremento positivo para la economía mexicana (…). Quizás a Estados Unidos o a Canadá no les ha ido tan bien como a México”, agregó la experta.En 1993, por ejemplo, el intercambio comercial que tenían los tres países alcanzaba los 90.944 millones de dólares, según datos del Banco de México. En 2012, en cambio, la cifra alcanzó los 493.781 millones de dólares, es decir, cinco veces más.A pesar de ese aumento, el TLCAN se ha quedado viejo en temas como los mecanismos para la solución de disputas sobre la protección medioambiental y los derechos laborales, pero Taracena piensa que no es necesario abordar esos temas.”Si la gente cree que al TLCAN hay que colgarle otros temas, como los medioambientales o laborales, o de migración, eso no puede ser, porque finalmente es un acuerdo comercial, que funciona como funciona”, insistió.Frentes a esas dudas hacia el TLCAN, altos funcionarios están convencidos de que el TPP puede resolver carencias pasadas y, además, ampliar las oportunidades comerciales para los tres países.El TPP “será un acuerdo de alto estándar con 12 países que representan el 40 % de la economía global”, afirmó Pritzker cuando estuvo en México.”Asegurar este acuerdo es crucial para la competitividad global de Norteamérica y para nuestra capacidad de incrementar las exportaciones, promover el crecimiento económico y crear buenos empleos para nuestros ciudadanos en las próximas décadas”, añadió.Creado originalmente por Brunei, Chile, Nueva Zelanda y Singapur en 2005, hay otras ocho naciones que están en negociaciones para incorporarse al TPP- Australia, Canadá, Estados Unidos, Japón, Malasia, México, Perú y Vietnam.

Cumbres | Toluca

Mañana se inicia en la ciudad de Toluca, en el Estado de México, la cumbre de jefes de Estado de Norteamérica.

Primera visita oficial

El presidente Enrique Peña Nieto recibirá hoy martes en Palacio Nacional al primer ministro de Canadá, Stephen Harper, quien realizará su primera visita oficial y participará en la Cumbre de América del Norte.

Bienvenida

El mandatario dará la bienvenida oficial al primer ministro canadiense a las 11:30 de la mañana y después sostendrán una reunión bilateral y ofrecerán un mensaje conjunto a medios de comunicación.

Comida

En el marco del encuentro, Peña Nieto ofrecerá una comida al primer ministro canadiense cuya llegada estaba programada para ayer por la tarde.

Encuentro previo

El encuentro de hoy es previo a la Cumbre de Líderes de América del Norte que comienza mañana en Toluca, a la que se espera también la presencia de Barack Obama.




Volver arriba