Torturan a un reportero

Policías de Orizaba lo detienen por ejercer su labor

Momento en que el reportero Felipe Madrigal fue liberado

MÉXICO.- El reportero Felipe Madrigal fue torturado el pasado fin de semana dentro del cuartel de la policía municipal de Orizaba, Veracruz, su delito: cubrir, una noche antes, una manifestación de comerciantes, de acuerdo con el portal Animal Político.

Madrigal fue detenido el sábado 22 de febrero, alrededor de las 22 horas, en el centro de Orizaba, en donde un grupo de comerciantes protestaba por las agresiones recién sufridas a manos de inspectores de la presidencia municipal, quienes habían despojado de sus productos a una indígena que, acompañada de su hija de 8 años, vendía globos en la calle.

La protesta de los comerciantes fue rápidamente reprimida por agentes de la policía municipal, quienes armados con bastones de pelea y ocultando sus rostros con pasamontañas negros, disolvieron a los manifestantes a golpes, operación durante la cual fue detenido y conducido a instalaciones policíacas el reportero Felipe Madrigal, colaborador del portal “Denuncie sin Miedo”.

Tal como revelan imágenes difundidas por la prensa local, tras la operación policíaca, la zona quedó bajo custodia de elementos militares.

Cerca de 17 horas después de la operación, siendo ya domingo 23 de febrero, Madrigal fue liberado por la policía de Orizaba, con lesiones en todo el cuerpo y la cabeza ensangrentada.

Según el portal “Denuncie sin Miedo”, su colaborador no sólo fue golpeado por policías al momento de su captura, sino que, ya dentro de la Cárcel municipal, Madrigal fue torturado y luego abandonado, desnudo, dentro de una celda “helada”, durante toda la noche.

“Felipe Madrigal Jiménez está delicado de salud y culpamos a Juan Manuel Díez Francos (alcalde priista de Orizaba, Veracruz) de lo que le pudiere ocurrir”, señala la página de Facebook de “Denuncie sin Miedo”.

La policía de Orizaba liberó a Madrigal, alrededor de las 14:30 horas, prácticamente al mismo tiempo que, en la ciudad de México, una reportera veracruzana afirmaba, en nombre de todos los participantes en la protesta nacional “Prensa, no disparen”, que “Veracruz es uno de los lugares más peligrosos del mundo para el ejercicio de periodismo. Veracruz es sinónimo de muerte para los periodistas”, declaró.

Sólo en la capital del país fueron cerca de 500 personas las que se congregaron anteayer, al pie del Ángel de la Independencia, para protestar por la violencia contra periodistas y trabajadores de medios informativos. El acto se replicó en varios estados de la República.




Volver arriba