Tentáculos en Yucatán

Tentáculos en Yucatán

Evidencias de la influencia de "El Chapo" en Mérida

Arriba, otra imagen del traslado de "El Chapo" de Mazatlán al D.F. A la izquierda, una nube de reporteros y fotógrafos en espera de que el narco apareciera
1 / 2


Arriba, otra imagen del traslado de "El Chapo" de Mazatlán al D.F. A la izquierda, una nube de reporteros y fotógrafos en espera de que el narco apareciera


En septiembre de 2012, la detención en Mérida de Mateo Gabriel Domínguez Bouloy evidenció, una vez más, lo que es un secreto a voces en Yucatán.

Los tentáculos de Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, se extienden más allá de los límites considerados por las autoridades de todos los niveles de gobierno.

La aprehensión de Domínguez Bouloy, “El Mateo”, develó que el capo, al servicio del Cártel de Sinaloa que comanda “El Chapo” Guzmán, controlaba la venta y el trasiego de drogas en Cozumel y Yucatán.

Aunque en los últimos años Yucatán ha sido señalado por funcionarios estatales y federales sólo como trampolín del narcotráfico, con nula presencia del crimen organizado, la captura de algunos capos de cierto nivel contradice la versión oficial.

La caída de uno de los operadores de Guzmán Loera en la Península corroboró las evidencias documentadas por las corporaciones policícas federales y regionales de que Yucatán, en particular Mérida, es o fue en su momento refugio de zares de la droga, como Ignacio “Nacho” Coronel Villarreal y Antonio “Tony Tormenta” Cárdenas Guillén, que tuvieron los más altos rangos en las organizaciones criminales a las que pertenecieron.

Otros capos del narco menos conocidos, pero con funciones importantes en sus agrupaciones, como Rafael Salinas Cornejo, José Enrique Rejón Aguilar, Emilio Garza Báez, José Antonio Medina Castro (a) “Tornado”, Miguel “El Güero” Rodríguez Olivera y José Antonio Díaz Pantoja, de acuerdo con información avalada, también tuvieron a la capital yucateca como su centro de hospedaje o resguardo.- Megamedia

Capos | Datos

Operadores de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera residían en la Península.

Un ejemplo

Miguel Rodríguez Olivera, según la Procuraduría de Quintana Roo, era cercano colaborador del líder del Cártel de Sinaloa.

Etiquetas: