Spencer Tunick protesta a su manera por la situación en Venezuela

Spencer Tunick protesta a su manera por la situación en Venezuela

1 / 8


Una modelo del fotógrafo Spencer Tunick se maquilla para una sesión de fotos en San Miguel de Allende, Guanajuato


MÉXICO.— El fotógrafo estadounidense Spencer Tunick siente confianza al ya no ser considerado un “perturbador de la moral pública”, por realizar su obra con cuerpos desnudos, y está orgulloso de que ahora lo premien por hacer un trabajo digno y respetable.

“Es un honor, hay muchos alcaldes en otras partes que me han arrestado, y me han esposado por hacer esto, pero aquí me han dado un premio, es grandioso” , expresó en entrevista con Notimex, el artista especializado en tomar fotografías masivas de desnudos en América y Europa.

Tunick fue nombrado embajador de la ciudad de San Miguel de Allende y galardonado con el reconocimiento Corazones.

El controvertido fotógrafo, considera que el cuerpo humano desnudo da un significado al paisaje o a la arquitectura donde se realicen las tomas, para crear un diálogo entre los espacios públicos y la condición humana, y detalla que por lo tanto no hay competencia con un cuerpo vestido ya que el cuerpo en sí es arte puro.

“El cuerpo es puro, y se puede tener diálogo puro con el mundo exterior”, refirió Tunick.

Juzgado de inmoral en algunos lugares donde ha realizado su trabajo, Tunick continúa buscando locaciones para crear instalaciones con cuerpos desnudos que representen un colectivo, tal es el caso de su propuesta en la ciudad guanajuatense.

Spencer aprovechó su estancia en San Miguel de Allende para realizar una serie de fotografías con 13 personas de distintas nacionalidades en un paraje localizado en las orillas de la localidad, cada una sin portar mayores prendas que maquillaje en la cara con los colores de la bandera de Venezuela.

“Decidí fotografiar a alrededor de 15 personas que tenían las caras pintadas con los colores de la bandera de Venezuela, para llamar la atención de lo que está sucediendo y la falta de libertad para decir lo que está pasando” , precisó el artista estadounidense.

Vistiendo un sencillo traje negro y con actitud relajada, el famoso artista de desnudos confesó sentirse muy afortunado de que en “la Mejor Ciudad del Mundo” (llamada así el año pasado por la revista “Condé Nast Traveler”) su trabajo sea reconocido y admirado por personas de todas las edades.

“La foto que tomamos es increíble, y cuando vine aquí no pude dejar de hacer arte, y muchas personas quieren desnudarse para mí, es una locura”, celebró Spencer Tunick.

Respecto a sus planes de realizar una instalación masiva en Teotihuacán, en el Estado de México, respondió que el proyecto sigue en pie y que él mismo buscaría trabajar de manera dignificante con los cuerpos, respetando la historia del lugar.

“Para mí el cuerpo humano es una flor y es un regalo tener una locación como esa y reposar sobre ella, creo que sería poner a la naturaleza sobre la misma naturaleza, sería un proyecto maravilloso y me gustaría llenar el lugar con unas 30 mil personas, pero estaría satisfecho con tres mil”, argumentó el nacido en Middletown del condado de Orange en Nueva York, Estados Unidos.

En su agenda para el resto de este año, Tunick prepara un trabajo fotográfico en el norte de Santiago de Chile con alrededor de 10 mil personas, y otro proyecto para el Reino Unido; sin embargo, invitó a su audiencia a seguirlo en su página web y saber dónde estará y qué va a realizar próximamente.

“La cosas van lentas para el mundo del desnudo, no he dejado de trabajar, sólo que es más difícil, son tiempos más conservadores ahora, por alguna razón”, dijo Tunick, quien en 2007 realizó una fotografía masiva en el Zócalo de la Ciudad de México.

“Tenía planes para un trabajo muy grande que fue cancelado de último minuto por el patrocinador y fue devastador para mí, iba a ser increíble y tan explosivo como juegos pirotécnicos pero fue aplastado”, rió.

Recordó que su más reciente trabajo fue para aumentar la conciencia de las atrocidades que están sucediendo en Venezuela, mientras que su primera toma fue fotografiar a una ex novia para una clase escolar; sin embargo, considera que al final todo es sobre amor.




Volver arriba