Sin rastros de un "mito"

Sin rastros de un “mito”

"El Chayo" no es el objetivo del gobierno, dicen

Militares vigilan a miembros de los autodefensas en "Las Huertas"

MÉXICO.- Nazario Moreno González, fundador de “La Familia Michoacana” y de “Los Caballeros Templarios”, uno de los criminales más señalados en Michoacán, dejó de ser objetivo del gobierno mexicano y se ha quedado sólo como “una especie de mito o leyenda”.

Moreno González, conocido como “El Más Loco”, “El Chayo” o “El Doctor”, fue dado por muerto por el gobierno de Felipe Calderón el 9 de diciembre de 2010.

El portal sinembargo.mx, dice que otras fuentes sostienen que vive, entre ellas los habitantes de la región y los dirigentes de los grupos de autodefensa.

La Policía Federal que encabezó Genaro García Luna dijo que lo abatió en Apatzingán, pero nunca presentó el cadáver.

Ahora, el gobierno federal, encabezado por Enrique Peña Nieto, lo ha dado definitivamente de baja.

De hecho, en su lista de los 16 más buscados de Michoacán quedó fuera.

Alfredo Castillo Cervantes, comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral en Michoacán, dijo que el gobierno federal se fijó como objetivos para desmantelar al cártel de “Los Caballeros Templarios” a 26 líderes y a un centenar de jefes de plaza, y descartó que Nazario Moreno sea uno de ellos, pues “no hay evidencia” de que esté vivo y es “una especie de mito o leyenda”.

En un encuentro con representantes de la prensa extranjera, reseñado ayer por el diario español “El País”, el funcionario federal planteó también que no tiene ninguna “evidencia incontrovertible” de que Nazario Moreno, alias “El Chayo”, uno de los principales líderes de Los Templarios, esté vivo.Apenas el pasado 16, el sacerdote Gregorio López, encargado de la iglesia de la Asunción, adscrita a la Diócesis de Apatzingán, dijo que “Nazario Moreno ayer comió con ‘La Tuta’ (Servando Gómez Martínez) en un rancho que se llama “La Cucha”, a unos kilómetros de Apatzingán, y el gobierno lo sabía.Pero había que enfocar, focalizar la mirada en Fausto Vallejo (gobernador de Michoacán), ese decrépito que vino a visitarnos cuando los jefes más nocivos de la reunión estaban reunidos allá, tal vez hasta con seguridad del gobierno mismo, de la XXI Zona Militar, que recibe nómina de Los Templarios”.La estrategia de enviar fuerzas federales a Apatzingán es “una farsa, un teatro” porque incluso los elementos de la Policía Federal reciben su nómina del crimen organizado y el gobierno federal y estatal lo saben, insistió el cura.El gobierno de Calderón Hinojosa anunció que “El Chayo” había sido asesinado en un operativo militar en Apatzingán, pero su cadáver no fue recuperado ni mucho menos mostrado a la opinión pública por las autoridades, como sí lo hicieron en la captura o muerte de otros capos relevantes.El 14 de diciembre de 2010, el entonces vocero de Seguridad del gobierno de Calderón Hinojosa, Alejandro Poiré Romero, dio a conocer la noticia; posteriormente el Ejército, la Marina, la Policía Federal y la Procuraduría General de la República emitieron un comunicado conjunto donde detallaron la supuesta muerte de “El Chayo”: “El pasado 9 de diciembre, diversos elementos de información obtenidos durante un operativo desplegado por elementos de la Policía Federal, el Ejército Mexicano y la Marina-Armada de México, coincidieron en señalar que cayó abatido Nazario Moreno González, también conocido como “El Chayo” ó “El Doctor”, principal líder y uno de los fundadores de la organización criminal. Sin duda, el golpe más severo que haya recibido esta organización en toda su historia criminal”, planteó el comunicado.Por ello, de entonces a la fecha, tanto miembros del cártel de “Los Caballeros Templarios”, como líderes de autodefensas y ciudadanos de la zona, incluidos miembros de la Iglesia Católica, aseguran que Nazario Moreno está vivo y sigue liderando ese grupo del crimen organizado.De acuerdo con una nota del periodista Salvador Camarena, Castillo Cervantes dijo: “Hasta este momento no tenemos una evidencia incontrovertible que nos pudiera hacer pensar que esta persona (“El Chayo”) está viva. Tenemos dichos que nos pueden hacer sospechar de una especie de mito o leyenda. No hay una evidencia y por tanto no podemos decir que sea un objetivo”.”El País” expuso que el comisionado planteó que el operativo del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto en Michoacán tiene como objetivo primordial mitigar la violencia que atraviesa la entidad donde, desde febrero de 2013, grupos de civiles armados que se definen como “autodefensas” declararon la guerra a “Los Templarios” en Michoacán y controlan hasta ahora al menos 18 municipios.”La estrategia pasa por el no choque, por la no confrontación y al mismo tiempo por el control territorial”, explicó Alfredo Castillo.”Estamos hablando de que buscamos neutralizar sus capacidades de operación (de Los Templarios), lo que incluye cortar sus fuentes de financiamiento”, añadió.El comisionado explicó que, actualmente, hay unos 4 mil 800 miembros de la policía federal y otros 4 mil 500 de las fuerzas armadas en Michoacán.En este contexto, expuso “El País”, el Comisionado se negó a prever un plazo para declarar el fin del conflicto y el desarme de las autodefensas, cuyo número de integrantes no supo cuantificar.

En síntesis

Sin cadáver. El gobierno de Felipe Calderón dijo que “El Chayo” fue asesinado en un operativo militar, pero su cadáver no fue recuperado ni mostrado a la opinión pública por las autoridades, como sí lo hicieron con otros capos.




Volver arriba