Se debe evitar el sobrepeso desde la infancia

La obesidad se debe  de evitar desde la infancia

La obesidad se debe de evitar desde la infancia

MÉXICO, D.F. (SUN).— La obesidad puede erradicarse si se consolidan los buenos hábitos alimenticios desde la infancia, porque es justo en esta etapa de la vida que pueden establecerse patrones de conducta que nos encaminan a ser obesos durante la adultez, advirtió María del Carmen Sánchez Mora, de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La autora del libro La obesidad, editado por la DGDC como parte de su colección ¿Cómo ves?, comentó que muchas veces los padres son quienes inician a los hijos en este tipo de alimentación, ya sea por su bajo costo, por la rapidez de su preparación o porque ellos mismos creen que esa comida es buena, sabrosa y otorga prestigio social.

Señaló que el problema de la obesidad en nuestro país está relacionado con los cambios en la dinámica social y familiar, ya que anteriormente las familias comían alimentos preparados en casa, en un ambiente tranquilo y todos juntos a una misma hora. En la actualidad esto se ha perdido y hoy es más común comer en la calle alimentos que aportan demasiadas calorías y pocos nutrimientos.

“Si los padres trabajan fuera de casa todo el día es muy probable que no tengan tiempo para ocuparse de lo que sus hijos comen. La soledad que los niños y jóvenes experimentan los hace pasar por etapas de decaimiento físico y emocional. La depresión puede llevarlos a refugiarse en la comida y a no realizar actividades físicas. Ambas actitudes, está comprobado, son causa de obesidad”.

 

Alertar a los jóvenes

Una de las aportaciones del libro La obesidad es que está dirigido a los jóvenes, principalmente, con el fin de mostrarles cuáles son las consecuencias de seguir una mala alimentación, qué tipo de alimentos es más conveniente elegir para mantener una vida más saludable, cómo pueden combinar algunos de ellos y qué beneficios le aportan a su organismo. “El problema real es hacer de las comidas poco nutritivas y altamente calóricas, una costumbre”, expuso la autora.

Indicó que cuando los adolescentes se vuelven más independientes y cuentan con dinero propio, adquieren patrones de alimentación más acordes a las demandas sociales. Es importante informarlos para que estén conscientes de esta problemática y aprendan qué comer, qué alimentos garantizan una dieta equilibrada y cuáles son los beneficios o daños que provocan algunas dietas alimenticias, comentó.

¨Para saber qué hábitos debemos cambiar respecto a nuestra forma de comer con el fin de prevenir y combatir la obesidad, es conveniente conocer qué contienen los alimentos que comemos habitualmente y en qué proporciones debemos consumirlos”.

Aunque reconoció que la obesidad no sólo está relacionada con la alimentación, sino que se tiene que estudiar más a fondo su origen, ya que existen factores como la discriminación y el querer pertenecer a un estatus social que también están participando en esta problemática.

Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM.



Volver arriba