Salud de NL reporta cinco muertes y 188 casos de influenza

 

MONTERREY (Notimex).- La Secretaría de Salud en Nuevo León (SSNL) informó que en lo que va de febrero la cifra de muertes por influenza en el estado se elevó a cinco, en tanto que los casos reportados suman 188.

Lo anterior, luego de que a principios de mes, eran 170 casos y tres defunciones a causa de la enfermedad viral, indicó la dependencia estatal.

De acuerdo a la incidencia de los últimos años, los 188 casos del presente año en Nuevo León representan ya el 33 por ciento de los 567 de 2013, cuando se registraron cuatro decesos por influenza de los tipos ‘A’ y ‘B’.

Durante 2012 totalizaron 765 casos en Nuevo León, aunque en ese año no se confirmó ninguna muerte, añadió.

‘La influenza es una infección altamente contagiosa de origen viral, es considerada una de las causas más importantes de infecciones de las vías respiratorias; ataca a la población en general pero principalmente a los niños pequeños y adultos mayores de 60 años’, explicó.

Refirió que desde 2009 la enfermedad se presentó en Nuevo León y el país, pero a partir del 2011 ha tenido un comportamiento normal, lo que ha llevado a considerarla dentro de la influenza estacional.

‘Su trasmisión es de persona a persona cuando alguien tose o estornuda o se toca alguna superficie que tenga el virus de la influenza’, insistió la dependencia.

Se recomendó a la población tomar las precauciones y consultar de inmediato al médico en caso de presentarse los principales síntomas de la influenza como: temperatura mayor a 39 grados, tos frecuente e intensa, dolor de cabeza, articulaciones y musculares, falta de apetito, congestionamiento nasal y malestar general.

La SSNL enfatizó que de presentarse alguna de esta sintomatología, el paciente no debe automedicarse, por lo que exhortó a la gente a acudir de inmediato a una unidad de Salud, además de vacunarse para prevenir la enfermedad.

Remarcó que la vacuna se aplica preferentemente a niños y niñas menores de cinco años, adultos mayores de 60 y mujeres embarazadas, así como a personas de cualquier edad que padecen diabetes, asma y enfermedades crónicas del corazón, pulmón y riñón.

 




Volver arriba