La automedicación, un problema grave

Consume medicina sin receta el 78% de los mexicanos

Los pacientes deben acudir a revisiones médicas cuando tienen un dolor frecuente y no automedicarse, recomiendan los profesionales

MÉXICO (Notimex).- Con ingresos hospitalarios del 17 por ciento de la población por reacciones adversas, la automedicación se mantiene como un problema preocupante y sin freno en México y, en general, en el mundo.

De acuerdo con una encuesta de la Universidad del Valle de México (UVM), el 78 por ciento de los mexicanos recurre a esa práctica, principalmente por usos y costumbres en el seno familiar y entre amigos que se recomiendan los tratamientos.

Especialistas del sector salud y académico, junto con autoridades sanitarias, advierten que con la práctica de la automedicación, de la cual no existen estadísticas oficiales, se pone en peligro la vida, pues incluso una intoxicación por el mal uso de medicamentos puede causar un shock y morir.

Señalaron que los principales problemas o síntomas de salud por los que se recurre a la automedicación, son dolores, gripas, diarreas y falta de sueño, siendo los antiinflamatorios y analgésicos los que registran más abuso, aunque también resaltaron que de los diabéticos se sabe que 40% ha recurrido a esa práctica.

El titular de la Coordinación de Hospitales Federales de Referencia de la Secretaría de Salud, Francisco Navarro Reynoso, y la coordinadora de Programas Médicos de la Unidad de Atención Primaria de la Salud del IMSS, Juana María Márquez Cornejo, destacaron que este problema no es sólo de México sino de todo el mundo.

Subrayaron que no existen estadísticas sobre el problema, pero se sabe que entre un 11 y 17 por ciento de los ingresos hospitalarios son por el consumo de medicamentos sin prescripción médica, situación para la cual hay campañas de concientización.

En ese sentido, la directora del Centro de Estudios de Opinión de la UVM, Mercedes Poiré Romero, indicó que en padecimientos como la gripa, dolor de cabeza o malestar estomacal, el 78 por ciento de los encuestados reconoció automedicarse.

Añadió que de acuerdo con una encuesta realizada el año pasado, el 51% dijo que lo que más consumen sin receta son analgésicos, mientras que el 28% utiliza antigripales y un 11% reportó consumir antibióticos, seguido por antiinflamatorios, antidiarreicos, antipiréticos, digestivos y antiácidos.

Navarro Reynoso destacó que la mayoría de la gente no se percata del riesgo que conlleva esa práctica “porque puede ser un mismo dolor, pero por diferentes causas”.

Razones diversas

Señaló que “la gente se automedica por diversas razones, puede ser por falta de tiempo, por economía o porque les quedó de un tratamiento anterior, se los recomienda el compadre o se vende sin receta”.

“No saben que muchos medicamentos no se llevan juntos, porque a lo mejor uno inhibe al otro o hace que el efecto sea más largo o corto. Por ejemplo, el ácido acetilsalicílico combinado con los anticoagulantes”.

En tanto, la también jefa de área de la División de Medicina Familiar, Juana María Márquez Cornejo, resaltó que el problema de la automedicación es muy fuerte en el Seguro Social, principalmente por dolores, falta de sueño y ansiedad. También alertó que por ese uso de medicamentos sin autorización del médico, se pueden dar casos que van desde una reacción sencilla, como irritación de estómago, hasta un shock analfiláctico o choque alérgico, que puede causar la muerte por asfixia.”Por falta de información se hace aún más peligrosa la automedicación, porque también hay riesgos en la salud la combinación de medicamentos, donde uno de cada mil pacientes puede fallecer por una reacción adversa”, dijo. Agregó que “fomenta la automedicación los usos y costumbres, sobre todo en las familias, se debe fomentar una educación de la necesidad de acudir al médico ante un malestar porque un dolor de cabeza puede tener escondido un tumor”. Comentó sobre la importancia cumplir con la ingesta total de los tratamientos, sobre todo de antibióticos, porque es común interrumpirlos cuando se sienten mejor y guardarlos para tenerlos a la mano en la casa y volverlos a tomar a su consideración, lo que provoca una resistencia en el sistema inmunológico del individuo. Al respecto, el jefe de Endocrinología del Centro Nacional de Occidente del IMSS, Miguel Escalante, comentó que ‘casi 40 por ciento de los diabéticos han recurrido en algún momento de su vida a la automedicación, porque a veces le hacen más caso al amigo, al compadre, a su familiar, que al médico’. Sostuvo que esa situación es muy frecuente en México, porque se sienten arropados por las recomendaciones de personas cercanas, lo que no sucede con su doctor, de ahí la urgencia de que el personal médico también cambie su actitud y sea más sensible con su paciente y se involucre más con sus necesidades, acepta. En la encuesta de la UVM, el 14 por ciento atribuye la automedicación a la publicidad que promueve el consumo de fármacos, siendo para el 70 por ciento, la televisión el medio que más fomenta esta práctica. Al respecto, la comisionada de Evidencia y Manejo de Riesgos de la Cofepris, Rocio Alatorre, reconoció que aún faltan mucho por hacer para lograr mayores restricciones en la publicidad televisiva, como sería en las promociones de antihistamínicos, porque no se puede consumir en forma general, sino tomar en cuenta aspectos como talla, edad y peso. Aunque consideró que hay avances significativos en el reglamento de publicidad y en la Ley General de Salud, como el hecho de haber logrado restrigir la venta libre de antibióticos, así como de productos milagro, entre otros. Refirió que como parte de las acciones que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) realiza sobre este problema, tiene campañas de concientización con materiales impresos y pláticas, que se llevan a cabo en hospitales, centros de salud, farmacias, entre otros, con el fin de revertir esta cultura de automedicación. Asimismo, señaló que frenar el problema de automedicación, que no será fácil, se necesita tener una población suficientemente informada para evitar el abuso de la ingesta de medicamentos sin prescripción médica.

Fenómeno | Panorama

La doctora Juana Márquez Cornejo dijo que los efectos de automedicarse son varios.

Variantes

Hay casos donde se dan reacciones sencillas, como irritación de estómago, y otros graves, como un shock o choque alérgico, que puede causar asfixia, añadió.

Porcentaje

Debido a la combinación de medicamentos, uno de cada mil pacientes puede fallecer por una reacción adversa.

En tanto, la también jefa de área de la División de Medicina Familiar, Juana María Márquez Cornejo, resaltó que el problema de la automedicación es muy fuerte en el Seguro Social, principalmente por dolores, falta de sueño y ansiedad.Agregó que “fomenta la automedicación los usos y costumbres, sobre todo en las familias, se debe fomentar una educación de la necesidad de acudir al médico ante un malestar porque un dolor de cabeza puede tener escondido un tumor”. Comentó sobre la importancia cumplir con la ingesta total de los tratamientos, sobre todo de antibióticos, porque es común interrumpirlos cuando se sienten mejor y guardarlos para tenerlos a la mano en la casa y volverlos a tomar a su consideración, lo que provoca una resistencia en el sistema inmunológico del individuo. Al respecto, el jefe de Endocrinología del Centro Nacional de Occidente del IMSS, Miguel Escalante, comentó que ‘casi 40 por ciento de los diabéticos han recurrido en algún momento de su vida a la automedicación, porque a veces le hacen más caso al amigo, al compadre, a su familiar, que al médico’. Sostuvo que esa situación es muy frecuente en México, porque se sienten arropados por las recomendaciones de personas cercanas, lo que no sucede con su doctor, de ahí la urgencia de que el personal médico también cambie su actitud y sea más sensible con su paciente y se involucre más con sus necesidades, acepta. En la encuesta de la UVM, el 14 por ciento atribuye la automedicación a la publicidad que promueve el consumo de fármacos, siendo para el 70 por ciento, la televisión el medio que más fomenta esta práctica. Al respecto, la comisionada de Evidencia y Manejo de Riesgos de la Cofepris, Rocio Alatorre, reconoció que aún faltan mucho por hacer para lograr mayores restricciones en la publicidad televisiva, como sería en las promociones de antihistamínicos, porque no se puede consumir en forma general, sino tomar en cuenta aspectos como talla, edad y peso. Aunque consideró que hay avances significativos en el reglamento de publicidad y en la Ley General de Salud, como el hecho de haber logrado restrigir la venta libre de antibióticos, así como de productos milagro, entre otros. Refirió que como parte de las acciones que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) realiza sobre este problema, tiene campañas de concientización con materiales impresos y pláticas, que se llevan a cabo en hospitales, centros de salud, farmacias, entre otros, con el fin de revertir esta cultura de automedicación. Asimismo, señaló que frenar el problema de automedicación, que no será fácil, se necesita tener una población suficientemente informada para evitar el abuso de la ingesta de medicamentos sin prescripción médica.




Volver arriba